La Ley de Símbolos Patrios cumple 30 años este 2014

Ejemplos concretos como la llamada águila mocha que usó Vicente Fox durante su gestión presidencial demuestra la flexibilidad del estatuto.
No hay una homologación nacional para sancionar a quien hace un mal uso de los símbolos patrios
No hay una homologación nacional para sancionar a quien hace un mal uso de los símbolos patrios (Nacho Reyes)

Guadalajara

La Ley sobre el escudo, la bandera y el himno nacionales fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 8 de febrero de 1984 en el periodo de la presidencia de Miguel de la Madrid Hurtado, que a la fecha sigue vigente como un llamado al respeto de los símbolos patrios aunque los efectos legales se aplican a criterio de jueces según la región del país y constriñe el derecho a la libertad de expresión en la amplitud de las apreciaciones.

A lo largo de estos 30 años que tiene de vigencia se le han realizado algunas modificaciones, pero en general la estructura sigue siendo la original, según Francisco Jiménez Reynoso, doctor en derecho constitucional.

De acuerdo a sus palabras la legislación sigue vigente pero le preocupa la falta de una homologación y considera conveniente reflexionar sobre los criterios con los que se administran las sanciones pues las autoridades encabezan la lista de desacatos.

Los primeros artículos se dedican a describir puntualmente la composición del escudo nacional y es puntual al señalar que toda reproducción corresponderá fielmente al modelo contenido en el artículo segundo.

“Lo preocupante es que las autoridades no hacen respetar la legislación, el no homologar criterios nos pone en desventaja internacionalmente y nos habla que las leyes no son generales, no son para todos”.

Considerado como un ataque directo, el abogado destaca el caso del periodo presidencial de Vicente Fox Quesada, quien vulneró la legislación al utilizar durante su gestión el emblema nacional con la figura del águila cubierta parcialmente por la bandera de México y que fue popularmente conocida como el águila mocha o el águila light.

En lo que se refiere al himno nacional se presenta el texto y música autenticado por los tres poderes de la Unión y cuyo original permanece depositado en el Archivo General de la Nación, en la Biblioteca Nacional y en el Museo Nacional de Historia. Se prohíbe alterar la letra, realizar arreglos y usarse con fines comerciales. En este sentido han sido públicos los casos en los que artistas con autorización institucional entonan con errores el poema.

Artistas como Jorge Muñiz, Tatiana, Edith Márquez o Julio Preciado han sido multados a criterio del juez en su jurisdicción por la imprudencia. El código penal se aplica en esta ley a nivel federal y los desacatos o faltas de respeto a los símbolos patrios se castigan dependiendo de la gravedad y la condición del infractor con una multa de hasta por el equivalente a 250 veces el salario mínimo o con arresto hasta por 36 horas.

Si la infracción se comete con fines de lucro la multa puede imponerse hasta por lo equivalente a mil veces el salario mínimo. Aquí viene a colación la publicación de fotografías de la cantante Paulina Rubio desnuda que cubrió su cuerpo con la bandera nacional y fue sancionada con 53 mil pesos. Lo mismo para el intérprete mexicano Luis Miguel cuya producción discográfica México en la piel mostraba la bandera con el escudo en colores sepia y aunque la multa que asumió la disquera ascendió a 43 mil pesos, la Secretaría de Gobernación, instancia a la que compete hacer efectiva esta ley, instigó a la productora para que en el siguiente tiraje de discos se respetaran los colores de la bandera, así se vendieron más de 800 mil copias.

El Ejecutivo Federal, por conducto de la Secretaría de Gobernación, regula en territorio nacional la ley de símbolos patrios y en esta función debe de auxiliarse con todas las autoridades del país, las autoridades de los tres niveles de gobierno, federal, estatal y municipal. Fuera del territorio nacional el gobierno puede hacer llamados de atención, como el gobierno mexicano a su homólogo australiano cuando en un programa televisivo que hace  un espectáculo de la realidad, se usó una bandera mexicana para jugar tiro al blanco.

En un reciente escándalo, la artista estadounidense Miles Cyrus, se dejó golpear por sus bailarines con una copia de la bandera de México en sus glúteos.

La acción es de trato especial, acota Jiménez Reynoso “por tratarse de extranjeros, a mi apreciación, merece expulsión, pues es una persona indeseada para la nación. El presidente de la república podría manifestarse en contra de ese acto de la misma forma que el Ejecutivo de Monterrey”, señala el también investigador de la Universidad de Guadalajara.