Acercan la obra de Leonora Carrington a débiles visuales

La muestra titulada ‘Imaginarios’ ha sido visitada por 11 mil personas y cuenta con 17 esculturas en bronce que permiten al tacto conocer la obra de la artista británica.
En el recorrido, con una duración de una hora, el visitante se interna en el mundo fantástico de la artista Leonora Carrington, en donde cada obra es parte de un imaginario lleno de los personajes quiméricos que la artista elaboró a partir de su trabajo bidimensional: pintura, dibujo y estampa y que transfirió a la escultura durante sus últimos años de vida.
En el recorrido, con una duración de una hora, el visitante se interna en el mundo fantástico de la artista Leonora Carrington, en donde cada obra es parte de un imaginario lleno de los personajes quiméricos que la artista elaboró a partir de su trabajo bidimensional: pintura, dibujo y estampa y que transfirió a la escultura durante sus últimos años de vida. (Notimex)

Ciudad de México

Un acercamiento a la escultura y en particular a la obra de Leonora Carrington (1917-2011) es el que propone la muestra “Imaginarios”, que con gran éxito se presenta en el Antiguo Palacio del Arzobispado de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en busca de acercar el arte especialmente a personas ciegas y/o débiles visuales.

Se trata de una selección de 17 esculturas en bronce, en la que débiles visuales pueden conocer de cerca la obra de esta artista británica, por medio del tacto, pero también apoyados por letreros en el sistema Braille.

Autoridades de ese espacio museístico invitan, en cuatro grupos de 10 personas discapacidad visual o normovisual (aquellos que no presentan condición de ceguera), a hacer un recorrido por las esculturas, seleccionadas ex profeso para esta exposición.

“Lo que proponemos es una experiencia estética a través del tacto, de lo que se trata es que para nosotros los normovisuales tener una sensibilización de llegar a conocer la escultura, las formas, los materiales, las texturas y temperaturas a través de la sensibilidad de nuestras manos.

“Buscamos, en general, acercar a débiles visuales al arte, tener experiencias estéticas de que el arte es para todos”, dijo en entrevista a Notimex Silvia Heras, encargada del departamento de Servicios Educativos de la dirección general de Promoción cultural y Acervo patrimonial de la SHCP.

Explicó que para el Museo de la SCHP, “llevar esto es importante, pues somos una de las instituciones pioneras en ese sentido y que ha trabajo constantemente en la inclusión de públicos; además de que nos apegamos mucho a dar respuesta al Pan Nacional de Desarrollo donde se da la oportunidad de trabajar en la SCHP, de tener un panorama diverso que incluya a todos los públicos”.

Explicó que la idea de este tipo de exposiciones nace de la necesidad de incluir a este sector de la población, muchas veces discriminado.

“Cuando se abre este recinto sobre la calle de Moneda transita mucho público invidente porque asiste a la Escuela Nacional para la Ciegos y vemos la necesidad de tener una cultura y acercamiento de inclusión para estos públicos”, dijo.

Refirió que para esta muestra, que hasta hoy ha recibido cerca de 11 mil visitas, se invita a diferentes asociaciones con gente involucrada en discapacidad visual, para que asistan a los recorridos.

Recordó que este tipo de iniciativas que no realizan en todos los museos, tiene su origen desde 1997, cuando se inauguró la Sala de Percepción Táctil “Francisco Zúñiga”, la cual se especializa en ofrecer a los públicos ciegos y débiles visuales, la oportunidad de conocer y disfrutar el arte escultórico a través de sus manos.

En ese sentido, agregó que dicha Sala, trabaja para otorgar un abanico de posibilidades a los públicos visitantes con alternativas lúdicas y sensoriales, para la adquisición de experiencias vivenciales y de aprendizajes.

En el recorrido, con una duración de una hora, el visitante se interna en el mundo fantástico de la artista Leonora Carrington, en donde cada obra es parte de un imaginario lleno de los personajes quiméricos que la artista elaboró a partir de su trabajo bidimensional: pintura, dibujo y estampa y que transfirió a la escultura durante sus últimos años de vida.

Esta labor surgió desde un taller al norte de la ciudad, conde colaboró estrechamente con el fundidor Alejandro Velasco, creando una amplia serie de esculturas a la cera perdida, método de fundición de los bronces que hoy se presentan en dicha exhibición, que abrió el 19 de mayo y cerrará a finales de octubre.