Leo Matiz viaja al Photo Paris

Seleccionaron dos de los trabajos más representativos del colombiano: "Macondo y Los fuegos de la libertad".

México

Leo Matiz llegó a México en 1941 justo el día que fue asesinado (León) Trotsky y vivió aquí casi 10 años, pues en el 49 tuvo una pelea con Siqueiros y debió de abandonar el país. Fue este el único lugar del mundo que lo ayudó a convertirse en un buen fotógrafo y al que él quiso muchísimo, es por eso que la obra de mi papá está acá, en México, en Coyoacán", explica Alejandra Matiz, presidenta de la fundación Leo Matiz, la cual llevará, en conjunto con la galería Gráfika la Estampa, el trabajo del fotoperiodista colombiano a la edición 19 de la feria internacional Photo Paris.

De la obra de Matiz, quien es reconocido como uno de los fotógrafos más representativos del siglo XX, que se presentará dentro de la feria a celebrarse del 12 al 15 de noviembre en el Grand Palais parisino, misma que contará la participación de 147 galerías provenientes de 34 países, se seleccionaron dos de sus trabajos más representativos: Macondo visto por Leo Matiz, que es un registro visual del Caribe colombiano y de Aracataca, su pueblo natal, y Los fuegos de la libertad, una serie de estampas que realizó durante una celebración en el París liberado de la ocupación nazi en 1944.

Macondo, es nombrada así por el escenario de la novela de Gabriel García Márquez, quien también fue su amigo. Se conforma por 44 fotografías realizadas entre la década de los 30 y los 50 , y hace una síntesis de la visión de Matiz sobre el trópico y el área cultural caribeña, en ellas se aprecia una profunda imagen de los orígenes y las raíces culturales que han construido a los colombianos.

"Con Macondo se une la literatura y la fotografía porque esas imágenes aparece Aracataca, pueblo natal de mi papá y también de el Gabo, quien para escribir Cien años de soledad seguramente también se inspiró en los personajes que mi padre retrató. En ellas aparecen personajes como El Coronel, Remedios la bella, la cándida Eréndira al igual que el paisaje de la zona bananera, donde nació el texto. Ver esas fotos es como leer la novela a través de imágenes, y cualquiera que la conozca se dará cuenta de ello", detalla Matiz.

Fuegos de libertad está conformada por 56 imágenes que también caricaturista capturó de los fuegos artificiales lanzados la noche del 25 de agosto de 1944 con motivo de la celebración de la liberación de París que se encontrara tomada por los nazis, y en ellas es posible apreciar "una sugestiva y poderosa alegoría visual de lo que es la guerra".

"Las fotos de Fuegos de la libertad asemejan a grabados y se copiaron tanto en negativo y positivo para que en ellas se pueda ver la dualidad del día y la noche, y la guerra y la paz", agrega la hija del fotógrafo.

Alejandra explica que la fundación Leo Matiz, la cual creó en 1998 en conjunto con su padre, es una institución creada para preservar y difundir la obra del colombiano, y cuenta con un total de 66 mil 315 positivos, 117 mil 516 negativos y transparencias, imágenes publicitarias y caricaturas, además de pinturas y grabados, "y tras fallecer él, me traigo todo su trabajo a México puesto que ese era su deseo".