Largo camino le queda a la ley de protección a personas con autismo

Por medio de esta ley, los tres órdenes de gobierno garantizan los derechos y necesidades de las personas con autismo.
La ley pretende que el estado tome las riendas del problema.
La ley pretende que el estado tome las riendas del problema. (Cortesía )

Ciudad de México

El gobierno federal, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, promulgó el 30 de abril del año pasado la Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista; sin embargo, aún queda un largo camino para lograr la completa inclusión en la sociedad de las personas con Autismo.

Esta nueva legislación logró que los tres poderes de la nación, el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, se comprometieran a garantizar los derechos y necesidades de las personas con Autismo.

Paloma Villaseñor Vargas, ex diputada federal por el Partido Acción Nacional (PAN) y quien tuvo la iniciativa de crear esta ley, enfatizó que lo relevante de la ley fue que contó con la aprobación unánime de todas las fuerzas políticas del país.

"Ya tenemos ley, pero ahora falta todo lo demás, tenemos esfuerzos muy importantes y muy loables como lo que hace Fundación Teletón o muchas otras organizaciones de la sociedad civil, pero estamos ciertos en que no alcanzamos a llegar a todos. Por eso la ley pretende que el estado tome las riendas del problema y que sea el que se preocupe por atender a los chicos en cuatro vertientes: la salud, la educación, el trabajo y el deporte", comentó en entrevista Villaseñor.

Actualmente, la ley se encuentra en espera de las resoluciones de la Suprema Corte de Justicia; sin embargo, Villaseñor señala que "afortunadamente nos fue muy bien, contamos con la sensibilidad de los ministros, de manera especial del presidente de la Corte y dos ministras, para sacar nuestra ley adelante en algunos puntos, donde habíamos recibido observaciones por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)".

Estas observaciones a la ley contemplan los certificados de habilitación, los cuales servirían a las personas con Autismo para constatar ante un tercero las habilidades que poseen para realizar un trabajo y así poder obtener las mismas ventajas de cualquier persona a la hora de buscar un empleo.

"Hemos sido persistentes para que este punto no se erradique de la ley, con el objetivo de lograr elevar a las personas con Autismo en un plano de igualdad a la de cualquier otra persona que se encuentre en la búsqueda de trabajo", declaró la ex diputada.

Es importante mencionar que con esta ley, nuestro país se convierte en uno de los pocos en el mundo con una reglamentación para lograr la inclusión de las personas con Autismo.

Además, esta legislación contiene elementos para facilitar la incorporación a escuelas de educación regular, reconoce la capacidad para trabajar y reafirma que las personas con autismo tienen derecho en participar en la vida productiva.

Aspectos generales de la Ley

La Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista contempla la creación de políticas públicas que abarquen los siguientes principios:

I. Autonomía: Contribuir a que las personas con la condición del espectro autista se puedan valer por sí mismas.

II. Dignidad: Valor que reconoce una calidad única y excepcional a todo ser humano por el simple hecho de serlo, como lo son las personas con la condición del espectro autista.

III. Igualdad: Aplicación de derechos iguales para todas las personas, incluidas aquellas que se encuentran con la condición del espectro autista.

IV. Inclusión: Cuando la sociedad actúa sin discriminación, ni prejuicios, e incluye a personas con la condición del espectro autista, considerando que la diversidad es una condición humana.

V. Inviolabilidad de los derechos: Ninguna persona u órgano de gobierno podrá atentar, lesionar o destruir los derechos humanos ni las leyes, políticas públicas y programas en favor de las personas con la condición del espectro autista.

VI. Justicia: Dar a las personas con la condición del espectro autista la atención que responda a sus necesidades, a sus legítimos derechos humanos y civiles.

VII. Libertad: Capacidad de las personas con la condición del espectro autista para elegir los medios para su desarrollo personal o, en su caso, a través de sus familiares en orden ascendente o tutores.

VIII. Respeto: Consideración al comportamiento y forma de actuar distinta de las personas con la condición del espectro autista.

IX. Transparencia: El acceso objetivo, oportuno, sistemático y veraz de la información sobre la magnitud, políticas, programas y resultados de las acciones puestas en marcha por las autoridades participantes en la gestión y resolución del fenómeno autista.

Conoce más sobre el Trastorno de Espectro Autista en Teletón