Recuperan la versión auto sacramental de "La vida es sueño"

Se trata de "una síntesis teológica de la historia de la humanidad" de la obra de Calderón de la Barca, dice el director Claudio Valdés Kuri.

Ciudad de México

La vida es sueño, drama clásico de Pedro Calderón de la Barca, uno de los escritos más importantes de la lengua española, posee una versión auto sacramental poco conocida, que fue reescrita 40 años después de la original y después de que el autor se convirtiera al sacerdocio. En esa versión se hace una síntesis teológica de la humanidad, desde la creación del universo hasta la instauración de los sacramentos, cuyo tema principal es el desarrollo y la evolución de la conciencia del ser humano.

La compañía Teatro de Ciertos Habitantes, dirigida por Claudio Valdés Kuri, rescata ese tratado alquímico-hermético y lo presenta como una obra interdisciplinaria contemporánea, en la que 14 intérpretes masculinos, que a su vez fungen como bailarines, cantantes e instrumentistas, encarnan al hombre y a sus doce aspectos fundamentales, entre los que están el poder, la sabiduría y el amor.

En entrevista con Milenio, Valdés Kuri —quien es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte— explica que Calderón de la Barca, tras ordenarse sacerdote, retomó muchas de sus obras y las reescribió de una forma auto sacramental. En el caso de La vida es sueño, "lo que hizo fue la síntesis teológica de la historia de la humanidad en tan solo dos horas —que es lo que dura el espectáculo—, en la que el tema principal es el desarrollo de la conciencia, el camino evolutivo de adquisición del ser humano, ya sea especie o individuo, en el que el hombre lucha y supera varias pruebas para trascenderse a sí mismo".

"Aun siendo un auto sacramental que a su principio tenía la intención evangelizadora, no es un sermón de un señor que se convirtió al sacerdocio a los 40 años, sino una gran reflexión profunda de un ilustre dramaturgo cuya acción siempre es emocionante. A pesar de ser un escrito del siglo XVII, es absolutamente contemporáneo, y nosotros lo hemos vuelto más activo".

Agrega que para hacer atractivo este texto olvidado para el público actual, fue necesario traducir todas las imágenes calderonianas a través del baile y la música en vivo, que va desde la barroca hasta la veracruzana, "que posee la misma rítmica y métrica que el texto calderoniano", y la interacción con el público, cuestión que significó un largo proceso de año y medio en el que los actores tuvieron que capacitarse en dichas disciplinas.

"La dificultad de escenificar un drama filosófico como este consistió en que debíamos entenderlo en sus diversos niveles: el semántico-filológico, que para nosotros es un lenguaje ya en desuso: el religioso, implícito en el auto sacramental. Finalmente, el hermético, oculto o alquímico, ya que está basado en alta ciencia medieval de la alquimia donde se utiliza la enciclopedia del medievo, el trivio y el cuadrivio, capaz de explicar todo el universo. Es un tratado a descubrir, donde se debe hacer una lectura desde el ocultismo y hacerlo contemporáneo y atractivo", concluye.

La vida es sueño. Auto Sacramental se presentará el jueves 12 de febrero y el viernes 13 a las 20:30 horas; el sábado 14 a las 19:00, y el domingo 15 a las 18:00, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, Donceles 36, Centro Histórico.