La sombra del caudillo es trágicamente actual: Villoro

El escritor aseguró que el texto de Martín Luis Guzmán es la obra maestra sobre la criminalización del Estado mexicano
La sombra del caudillo aborda la vida y la reacción de dos jefes sonorenses, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, frente al levantamiento de Arnulfo Gómez y Francisco Serrano, destacados militares revolucionarios que serían ejecutados en 1927.
La sombra del caudillo aborda la vida y la reacción de dos jefes sonorenses, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, frente al levantamiento de Arnulfo Gómez y Francisco Serrano, destacados militares revolucionarios que serían ejecutados en 1927.

México

La novela ocupa un lugar emblemático en la historia de México porque da ideas, mucho más claras que los testimonios crudos, de cómo fueron los sucesos que marcaron y decidieron el devenir de nuestro país. Para hablar sobre esta relación entre lo verificable y la ficción, literatura y realidad, Juan Villoro inauguró esta noche Novelas mexicanas, ciclo de conferencias en El Colegio Nacional. 

La sombra del caudillo de Martín Luis Guzmán fue la novela que abrió este ciclo, donde Villoro también analizará y comentará Pedro Páramo, de Juan Rulfo, Los relámpagos de agosto, de Jorge Ibargüengoitia y El desfile del amor, de Sergio Pitol, obras literarias que, a través de la ficción, registran una historia verdadera y demuestran que la mejor manera de comprender la vida mexicana es a través de la novela. 

“Si Mariano Azuela escribió Los de abajo, Martín Luis Guzmán escribió sobre los de arriba, sobre los generales y los grandes conspiradores que consumaron la Revolución Mexicana y decidieron el curso de la historia”, aseguró el miembro de El Colegio Nacional, “a la historia le gustan las coincidencias y hoy amanecimos con la noticia de que un jefe sonorense renunció a conducir al PRI”. 

La sombra del caudillo aborda la vida y la reacción de dos jefes sonorenses, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, frente al levantamiento de Arnulfo Gómez y Francisco Serrano, destacados militares revolucionarios que serían ejecutados en 1927. Publicada en 1929 por entregas en El Universal, la novela de Martín Luis Guzmán critica a la sociedad post revolucionaria, a la teatralidad del poder y a la “política de pistola”. 

“De acuerdo con Federico Campbell, La sombra del caudillo es la obra maestra sobre la criminalización del Estado mexicano, cómo surge de actos delictivos y cómo basa sus políticas en delitos, crímenes y traiciones”, señaló Juan Villoro, “es inagotable y trágicamente actual”. 

El escritor refirió que, para Martín Luis Guzmán, los defectos y las limitaciones de los mexicanos tienen que ver con lo criollo y no con lo indígena; la mezcla no asumida ni aceptada como dilema. Asimismo, el autor de La sombra del caudillo se opuso al discurso oficial, escribió desde la duda y la desconfianza, contrastó las luchas en el campo de batalla con las luchas de oficina y su literatura tuvo un poder pictórico que muy pocos escritores han logrado conseguir. 

“Las novelas suelen ser mucho más inteligentes que sus autores, sobre todo las buenas novelas”, dijo, “Martín Luis Guzmán es una figura difícil de acomodar en la intelectualidad mexicana, un escritor soberbio y extraordinario al que sin duda alguna tenemos que seguir leyendo”. 

La sombra del caudillo, más allá de ser una novela sobre la Revolución, es una combinación de la vida privada y la vida pública; del poder y del erotismo; de la intelectualidad y las armas; de la verdad y la tenebrosa política mexicana. “Se quiere silenciar la verdad, pero sabemos por La sombra del caudillo que alguien sobrevivirá para contar la historia”, concluyó Villoro.