La danza macabra /y III

El episodio de la fiesta tiene su significación: la vida debe continuar de la mejor forma posible, y el strip tease de la esposa de un amigo revela la necesidad de pensar de otra manera para ...
El filme puede causar escozor.
El filme puede causar escozor. (Especial)

Cuando el miedo a la soledad es permanente, se llega a la depresión por el camino más corto, no importa si el artista tiene mucho talento. Lo grave es que la enfermedad se esconde para que después emerja la tragedia.

Así es el episodio de Steiner en La dolce vita, donde Fellini presenta con mayor enjundia el temor a la soledad, sin importar la posición económica y la familia hermosa. Se trata de que la intelectualidad también es frívola porque solo piensa en la bebida y el sexo —el que se sienta libre de culpa...—, y eso lo hace sentir incómodo. Por eso piensa que el tipo de revistas para las que trabaja Marcelo son fascistas. Más adelante, Marcelo recibe la noticia: Steiner mató a sus hijos y después se suicidó.

Fellini recalca que no quiere melodramas, y por eso vemos el acontecimiento desde lejos: apenas distinguimos los cuerpos de los niños en sus camas cubiertos por un velo, mientras que el cuerpo de Steiner, con un balazo en la sien, está en una posición como la de un pensador que no supo pensar en cómo evitar sus fantasmas.

El cierre del episodio es genial por contradictorio: los paparazzi y Marcelo esperan la llegada de la esposa de Steiner para decirle lo ocurrido; cuando arriba, ella se sorprende e incluso pregunta por qué le toman fotos si no es una estrella. La resolución dramática está pensada una vez más desde la estructura, pues solamente vemos que la meten a un auto; lo demás, a la imaginación.

En la sociedad siempre está latente la posibilidad de bailar la danza macabra y al son de la más fea. Fellini sabe reflejar, como en un espejo, las contradicciones más intensas que podemos vivir. Como cuento breve pero sustancioso, está la conclusión de la hija del millonario a
la que le gusta vivir bien, Madalena, que acepta que le gustaría ser buena esposa y ser fiel; pero sabe que es imposible porque se comporta como puta. Mientras tanto, Ema ama a Marcelo, pero es tan posesiva y celosa que siempre cae en conflictos. Después de una discusión, Marcelo la abandona, pero después de calmarse, regresa para hacerle el amor.

El episodio de la fiesta tiene su significación: la vida debe continuar de la mejor forma posible, y el strip tease de la esposa de un amigo revela la necesidad de pensar de otra manera para romper con lo establecido. Debemos darnos esa libertad.

La danza macabra concluye. El miedo a la soledad y a la muerte está presente a lo largo de la película, y puede causar escozor por lo bien retratado del comportamiento de la sociedad. Así es todo el arte: debemos aprenderlo.

La dolce vita (Italia, 1960), dirigida por Federico Fellini, con Marcelo Mastroianni y Anita Ekberg.