Brindis verdiano en homenaje a Conciertos Guadalajara

La primer función de La Traviata, convocó a cerca de mil amantes del bel canto que aplaudieron el espectáculo de principio a fin.

Guadalajara, Jalisco

Ante un Teatro Degollado que lució casi lleno en su totalidad, la primera función de La Traviata que se realizó ayer por la noche dentro del marco de la III Temporada de la Orquesta Filarmónica de Jalisco logró cautivar a los asistentes que al final de la función se desbordaron en aplausos y ovaciones.


La ocasión sirvió para rendir homenaje a Martha Hernández, directora de Conciertos Guadalajara, asociación que por mucho tiempo produjo temporadas de este género en la ciudad y que desde que paró funciones hace 12 años, no se había realizado una producción de estas magnitudes. Antes de iniciar, Vladimir Gómez, dedicó la función a Martha Hernández que se encontraba presente en la sala y quien recibió los primeros aplausos de la noche.


El espectáculo en el que participaron poco más de cien artistas entre bailarines, actores y músicos fluyó sin sobresaltos en medio de una atmósfera de gran expectación por parte de un público que podía seguir en una pantalla colocada en la parte superior la traducción simultánea de las líneas que interpretaron los personajes.


A la claridad y precisión de la orquesta, coro y solistas se añadió una escenografía austera que dibujó a partir de elementos sencillos pero provistos de un gran impacto visual, la ambientación de grandes salones de fiesta, lo mismo que la intimidad de una habitación. El desempeño en escenario de los cantantes estelares Claudia Cota, Jesús Suaste y Arturo Valencia, fue una muestra de gran sincronía musical e histriónica.


Las escenas se vieron enriquecidas con algunos pasajes coreográficos en los que bailarines y toreros aparecieron con vistosos trajes fundiéndose a un juego de luces festivo y creando una atmósfera especial. De la efusividad amorosa y hedonista, al llanto y de la ira a la consternación, se trazaron los pasajes por los que el encanto de este montaje condujo a los espectadores del inicio al final de la noche.


Quien desee repasar la trágica historia de amor de este clásico verdiano que tiene una duración de casi dos horas puede asistir a la función de mañana a las 12:30 horas, en el Teatro Degollado.