La Arrocera, un espacio para las artes visuales

El Centro de Formación y Producción, ubicado en Campeche, operará al 100 por ciento en septiembre y será emblemático para el sureste.
Antes fue una bodega de granos y fertilizantes.
Antes fue una bodega de granos y fertilizantes. (Especial)

México

Este mismo año, el Centro de Formación y Producción de Artes Visuales La Arrocera, ubicado en Campeche, operará al 100 por ciento y busca convertirse en el espacio emblemático de las artes visuales en el sureste mexicano.

Su director, Jorge Borroto, precisó que para septiembre estará concluida la tercera etapa de reconstrucción del espacio, de lo que antes fue una bodega de granos y fertilizantes, la cual tiene avance de 95 por ciento.

Se contará con alrededor de 9.3 millones de pesos provenientes del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE) del Conaculta, los cuales serán dedicados a la infraestructura interna, es decir, para la adquisición de todos los materiales necesarios para su funcionamiento.

En entrevista, Jorge Borroto precisó que dichos recursos se utilizarán para comprar el material que garantice el buen desarrollo de los siete talleres que se imparten en La Arrocera: fotografía, pintura, dibujo, escultura, cerámica, grabado y grafiti o arte urbano.

Laboratorios de fotografía, prensas, compresores de aire para el taller de grafiti, herramientas, barro para el taller de cerámica, son parte del equipamiento que se va a comprar, pues aseguró Jorge Borroto: "todo el dinero lo vamos a destinar para la adquisición de los materiales para el buen funcionamiento y el buen desarrollo de los talleres".

A la fecha, La Arrocera tiene matrícula de 129 alumnos, sin embargo, al concluir la rehabilitación del espacio y con la compra de materiales su capacidad aumentará y podrá recibir a 150 alumnos por la mañana y 150 por la tarde.

Jorge Borroto recordó que fue apenas en 2010 cuando se abrió este espacio, antes llamado La ex Arrocera, ya que durante la segunda mitad del siglo XX albergó una bodega de granos y fertilizantes y luego el archivo muerto de la Secretaría de Cultura de Campeche.

Ante la falta de espacios en la entidad para el desarrollo de las artes visuales se decidió destinarlo para ofrecer infraestructura y servicios de calidad a los alumnos interesados en las artes visuales.

El objetivo de La Arrocera, dijo su director, es "la formación de nuevos creadores, consolidar a los creadores con trayectoria y más que nada generar un espacio que sea emblemático en el sureste de México".

Explicó que al haber sido concebido como un Centro de Formación y de Producción de Artes Visuales "está abierto a los jóvenes interesados, jóvenes creadores, creadores con trayectoria y creadores establecidos, donde el espacio les ofrezca tanto para dar clases como para crear".

Por ello, Jorge Borroto señaló que también se cuenta con una galería para exponer la producción que se genera, a fin de que en un futuro no muy lejano "podamos comercializar el arte que se genera", pues acotó: "a dónde va a ir a parar esa creación, creo que La Arrocera es el espacio idóneo donde comercializar, donde presentar y dejar de ser receptores y empezar a exportar el arte que se produce acá".

Con más de 25 años dedicados a las artes visuales, el director de La Arrocera advirtió que Campeche carecía de un centro de formación y producción, pues "no existía un espacio que reuniera estas dos cosas. La Arrocera es la ventana del sureste en las artes visuales que es a lo que está llamado a convertirse en los próximos cinco años".

Para cumplir esta misión de formación y creación en artes visuales, La Arrocera ofrece talleres gratuitos de manera continua. Los últimos comenzaron en julio y concluirán en noviembre con una gran exposición.

Para mayor información puede consultar la página en Facebook https://www.facebook.com/LArrocera