KKO Chocolatería ofrece catas para grandes y talleres dirigidos a niños

Para los amantes del cacao en todas sus presentaciones, este establecimiento de reciente creación ubicado en el centro histórico de Tlaquepaque ofrece más que bebidas y lunch.
En KKO Chocolatería se venden bebidas prehispánicas de pozol y tascalate.
En KKO Chocolatería se venden bebidas prehispánicas de pozol y tascalate. (Cortesía)

Guadalajara

KKO Chocolatería, es un espacio en Tlaquepaque dedicado a la cata y a la elaboración de chocolate. Además de contar con un servicio de lunch con toque gourmet en el que de manera especial en todas las propuestas se incluye un toque de cacao, en el lugar pueden encontrarse infinidad de combinaciones de chocolate de todo tipo, incluyendo las ancestrales bebidas prehispánicas de pozol y tascalate.

“Mi sobrino, que es chef, y yo lo creamos simplemente porque somos amantes del chocolate, el público puede encontrar combinaciones poco comunes como chocolate con relleno de mole o vino, además quien lo desee puede reservar un espacio para participar en nuestras catas o en los talleres dirigidos a niños”, comenta Angélica Aguayo, propietaria del lugar.

El pozol es una bebida prehispánica que se elabora con maíz, cacao y especias, mientras que el tascalate, además de incluir estos ingredientes lleva también piñones y achiote que le da un tinte naranja. “Las dos bebidas se toman frías, aunque nada impide que las sirvamos calientes. Si al tascalate se le agrega leche entonces tenemos una malteada chiapaneca, lo tradicional es servirlas en jícaras labradas y son toda una experiencia al paladar”, explica Aguayo, quien agrega que en las catas los asistentes pueden aprender a distinguir “los elementos que hacen que el chocolate tenga buena calidad como un color específico, un sabor, un sonido y un aroma, se les ofrece chocolates que tienen un alto porcentaje de cacao hasta los chocolates blancos”.

Otra particular opción es la que el lugar ofrece a niños, “en los talleres los pequeños pueden observar el temperado de chocolate y luego ellos pueden hacer sus propios chocolates”. Si las catas tienen una duración de cerca de 40 minutos, el taller de los niños dura entre 25 y 30 minutos. KKO Chocolatería se encuentra en Juárez 267 en Tlaquepaque. Mayor información puede consultarse en su página homónima en Facebook.