Habrá reedición especial de Pedro Páramo a sus 60 años

Juan Carlos Rulfo, hijo del destacado escritor jalisciense, anuncia que además de los ejemplares de RM, estarán los que produzca Cátedra Letras Hispánicas.

Guadalajara

E n 1954 se entregó el texto original mecanografiado y con correcciones escritas a mano de la novela Pedro Páramo escrita por Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo que en 1955 vio la luz bajo el sello del Fondo de Cultura Económica (FCE). A sesenta años de su publicación el cineasta Juan Carlos Rulfo, hijo del afamado escritor reflexiona sobre la vigencia del relato que ganó el premio Xavier Villaurrutia en su primera edición lanzada en 1957 y anuncia que la editorial RM editará una reedición de la novela en 2015.

Si se le pide opinar a Juan Carlos sobre la obra que escribió su padre y que se convirtió en un referente de la literatura internacional responderá con una pregunta. “¿Qué quieres que diga?, ¿que el sol brilla y calienta? O ¿que no brilla y calienta?”. Después de una pausa Juan Carlos Rulfo explica que en la reedición mencionada participan Clara Aparicio, viuda de Rulfo, junto con sus hijos, en especial Juan Francisco, además del personal de RM.

Pedro Páramo, hasta el momento cuenta con 33 ediciones, de tal forma que el nuevo proyecto tendrá un atractivo diseño y una imagen especial en la portada del libro, comenta por su parte Víctor Jiménez ejecutivo de RM, el sello con presencia en Colombia, Argentina, Chile y España que publicó recientemente la colección Obras en tamaño de bolsillo que contiene Pedro Páramo, El llano en llamas, y Castillo de Teayo, este último, según Jiménez, un texto notable y casi desconocido con fotografías de Rulfo acompañado de textos introductorios de Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez y Susan Sontag.

La familia Rulfo considera importante mantener la nueva edición en versión económica,“creo que está perfectamente actualizada, lo que quisiera es acercarla más a las generaciones de los chavos. En México necesitamos mucho estas guías de cómo releer nuestras realidades, de cómo conocernos, en lugar de estar leyendo cosas que no tienen que ver nada con el país” subraya Juan Carlos Rulfo .

El cineasta puntualiza que Pedro Páramo es una forma de acercarse a la literatura a través de sutilezas y con metáforas muy particulares que caracterizaron el estilo rulfiano. “Más que nunca siento que está presente en toda la vida que llevo de conocerlo. Cuando nací, Pedro Páramo tenía diez años, siempre vi esa novela como un hermano mayor, es de la edad de mi hermano Juan Pablo que tiene sesenta años, cuando nació él, nació la novela, por eso digo que es otro hermanito que me está contando cosas. Mi padre sigue siendo como un maestro que te guía, que está ahí en papel, que es este cuento, esta novela, estas palabras que van más de la anécdota de lo que diga y de lo que es la historia de Pedro Páramo en concreto que tiene que ver con una manera de ver la realidad del país. Tiene también que ver con la parte que a mí me alimenta, que es aprender a escuchar a la gente y aprender a vincularte con las personas y conocer este país que siento que avanza al tiempo que nos desconocemos más”.

Juan Carlos Rulfo explica que más allá de releer o no leer el texto, más bien se dedica a observar las opiniones que sigue generando, “mi papel no es tanto estar leyendo y releyendo sino estar recibiendo opiniones y puntos de vista respecto de Juan y de su obra. También creo que es estar siempre alimentando lecciones cotidianas de la lectura de la realidad y del mundo. Para mí es más que actual, dada la situación del país, Pedro Páramo es una obra que describe perfectamente el perfil del poder de este país”.

 

El artista advierte que se “pretende encasillar de manera errónea a Pedro Páramo, pensando que es reflejo de tiempos pasados como en el caso de los tiempos de la revolución de personajes como caciques y personajes muy radicales sobre el poder que lo que dicen se hace, cuando la novela es el reflejo del poder, del machismo y del nepotismo que es vigente”. Al final, reflexiona sobre la ausencia de Juan Rulfo, piensa que “ya no está y lo que dejó es esta presencia, eso es lo que finalmente vive y me lo recuerda constantemente. Va más allá de cualquier texto e interpretación de personajes y atmósferas que tengan que ver con la literatura. Juan Rulfo es un escenario que vive con nosotros todo el tiempo y eso es algo muy particular, muy personal, que es muy difícil de explicar, tan difícil como querer explicar cómo es como se quiere a tu familia cuando la quieres”, subraya

Otra editorial autorizada por la Fundación Juan Rulfo, que dirigen sus familiares, es Cátedra Letras Hispánicas que se distingue por publicar textos para público académico. Acerca de la edición especial que está a punto de salir a la venta bajo este sello, Juan Carlos Rulfo aclara que es muy probable que produzca un tráiler para promover la publicación.