Preparan exposición de textos de Juan Kraeppellin

Poemas, cartas y reflexiones elaboradas por el excéntrico artista plástico tapatío son el hilo de conductor de la novedosa iniciativa.

Guadalajara

Juan José Ávila Aceves mejor conocido como Juan Kraeppellin (1948-2009), artista plástico local que continúa dando de qué hablar aún después de su muerte, gracias a que la familia Aguilar, que fungió como su mecenas ha hecho lo posible por conservar un archivo que incluye cerca de diez mil objetos del artista entre obra, fotografías, ropa y documentos que tenía en su casa. Desde 2010 los herederos de la obra de Kraeppellin y la familia Aguilar decidieron crear el Centro de Investigación y Archivo Kraeppellin (CIAK) y nombraron a Miriam Limón su directora. En 2014 Limón propuso a la Secretaría de Cultura de Jalisco realizar una

exposición de textos de Juan Kraeppellin, como iniciativa para recibir fondos de Proyecta y fue aceptada, de manera que entre febrero y marzo de 2015 el Ex Convento del Carmen albergará una muestra entorno a los escritos de Kraeppelin: “Cartas, poemas, frases que hizo. Los mostraremos de una manera poco convencional. No era la intención de él publicarlos o editarlos, tienen un valor por lo que dicen pero también tienen un carácter plástico. Kraeppellin no era un escritor ni lo intentó y sin embargo produjo cosas escritas, es una

 faceta de él que no es conocida. Los hacía y nosotros queremos mostrarlos, su letra es una letra muy caótica, muy visual, con mucha fuerza, libertad, llena de palabras inventadas. Queríamos conjuntar varias cosas y generar la exposición. Habrá objetos relacionados con la obra de Kraeppelin, vestuario, objetos, para que la exposición no resulte muy cansada”, explica.

 

La curaduría la realiza Rubén Méndez y consiste principalmente en escoger los textos más representativos

entre un total de dos mil. Limón dice que desde que se creó el archivo han realizado un par de exposiciones, entre otros proyectos. Hasta hace algunos días estaba concentrado en la planta alta de la misma finca que alberga a Palíndromo pero que en breve se mudarán a un domicilio propiedad de uno de los coleccionistas de la familia Aguilar. La restauradora señala que hace poco un estudiante hizo un documental pequeño sobre Kraeppellin y utilizó dicho archivo, “así es como funcionamos, como no hay estructura administrativa y contamos sólo son los recursos que en ocasiones aporta la familia Aguilar, la actividad ha sido esa. Espero que a partir de la exposición que tendremos en el Ex Convento del Carmen, así con esa estructura la podamos llevar por lo menos a la Ciudad de México. Hasta ahora el fenómeno Kraepellin ha sido local y sólo ha interesado a coleccionistas locales por lo mismo”.

Limón, quien también es profesora de escultura en la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO) comenta que son pocos los coleccionistas que permiten una difusión de sus acervos tan amplia como lo que realiza en la actualidad la familia Aguilar, eso ha permitido que se cuente con el sitio www.ciakraeppelin.com, en el que se puede obtener más información al respecto. “Un proyecto hermano de la asociación es el Laboratorio Sensorial que permite hacer vínculos con otros artistas. Se trata de un foro en el que también se han realizado algunas actividades en torno a la obra de Kraeppellin”.

El artista

Juan José Ávila Aceves “Kraeppellin”, nació el 13 de febrero de 1948 en la ciudad de Guadalajara y murió a causa de cáncer un 13 de febrero, exactamente a los 61 años de edad, dejando una cuantiosa producción a lo largo de más de 30 años de carrera. Gracias a su trayectoria artística y excentricidad se dio a conocer ampliamente en Guadalajara con el pseudónimo de “Kraeppellin”, tomado del apellido de Emil Kraeppellin. Éste fue un psiquiatra alemán de mediados del siglo XIX y principios del XX, fundador de la psiquiatría científica moderna, la psicofarmacología y la genética psiquiátrica. Se nombraba a sí mismo como un creador “autodidacta”, “naïf” y evidenciando ser él mismo parte clave de su creación artística.

Hizo su debut artístico como escultor durante los setenta, trabajando principalmente el alabastro, aunque también realizó trabajos en cerámica, resinas, yeso e incluso plastilina, con temas figurativos. Su propuesta es calificada como irreverente y excéntrica, su obra manejó la figuración, la abstracción, así como temáticas en torno a la libertad de expresión, el sistema social, la libertad sexual y la espiritualidad a través de pasajes lúdicos, oníricos, fantásticos y eróticos. Se estima el volumen total de su producción en alrededor de 2 mil 500 piezas artísticas diseminadas en varias colecciones locales. La última exposición que tuvo en vida fue un homenaje por sus 30 años de trayectoria, el 7 de septiembre de 2007 en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara.

Fuente CIAK