Juan Gelman fue recordado en el Teatro de la Ciudad

Durante la evocación hubo música, fueron repartidos papeles con versos del escritor y se llevó a cabo una escenificación teatral.
Óscar Chávez y Los Morales durante el concierto.
Óscar Chávez y Los Morales durante el concierto. (Cortesía Secretaría de Cultura del DF)

México

Uno de los últimos actos públicos a los que acudió el poeta Juan Gelman fue el homenaje luctuoso que el año pasado se le hizo a Laura Bonaparte, fundadora de Madres de Plaza de Mayo de Argentina, en la Casa Refugio Citlaltépetl.

Aunque cansado y frágil, el vate se mostró cariñoso con la gente que se acercaba a saludarlo, incluso a aquellos que tímidamente le demostraban su admiración con una simple declaración: “Juan, te amamos”, a lo que él respondía, con esa voz baja, sombría y parsimoniosa que lo caracterizaba: “Yo también los amo”.

Ese Gelman, lo mismo solidario que generoso, fue recordado el viernes pasado en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, con un homenaje musical que tanto su viuda, Mara Lamadrid, como la Secretaría de Cultura del Distrito Federal le hicieron con la presentación de los cantantes Óscar Chávez y Liliana Felipe, así como las agrupaciones Son de Madera y la Orquesta Mexicana de Tango.

En el recital también participaron estudiantes del Centro Universitario de Teatro (CUT) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con una breve improvisación de lucha libre, que marcó una suerte de intermedio.

Poemas al aire

La velada comenzó a eso de las siete de la tarde, cuando desde el vestíbulo del lugar, los estudiantes del CUT comenzaron a lanzar pequeños rectángulos de papel de china, con inscripciones
de distintos poemas de Juan Gelman.

Entre los versos que se podían leer se encontraban: “Un día vi la luz llena de manchas,/ ésas que el ojo inventa para negar al sol./ Manchas de mariposas convirtiéndose en jirafa y/ todo lo contrario”; “El temblor de mis labios/ quiero decir: el temblor de mis besos/ se oirán en tu pasado/ conmigo en tu vino”, y “LA REALIDAD tiene labios que besan a muerte/ es destino de todos/ ¿qué concierto pasó a ser su propio infierno?”, entre otros.

En la puerta del lugar se encontraban distintos seguidores, amigos y familiares del escritor. Una de ellas, María Maldonado, conocía a Gelman desde hace muchos años, pues la viuda del poeta y su padre se exiliaron juntos debido a la última dictadura militar de Argentina (1976-1983).

—¿Qué anécdota recuerda de Juan Gelman?

—Hace 19 años estábamos haciendo un baby shower para Andrea Marcovich, y él estaba en el cuarto porque no se permitía la presencia de los hombres. Al ir al baño y verlo le dije: “Juan, tú no puedes entrar, pero si viene Juana, ella sí que puede”. Entonces lo vestimos con ropa de su mujer, aparentando estar embarazado, y fue muy divertido.

Sobremesa

A una cuadra del teatro, en un bar, una mesa al fondo del lugar es ocupada por un grupo de amigos que hablan del homenaje, mientras toman mezcal. Tania Ramírez, directora de la carrera de Derechos Humanos en el Claustro Sor Juana, dice que una de las mejores cosas que hizo el autor de Hoy fue “no tener pudor para mezclar la poesía y la política en su obra”.

Valentina López de Cea, productora de Ediciones Pentagrama, recuerda que la composición de sus poemas era muy buena, e incluso se pregunta: “¿Cómo era capaz de hacerlo?, ¿cómo sabía que palabras escoger para que fueran juntas?”.