Anuncian muestra en honor a José Guadalupe Posada

La Embajada de México en Madrid anunció que el próximo 20 de noviembre será inaugurada la exposición Posada. Fantasías, calaveras y vida cotidiana, en honor a José Guadalupe Posada.

Ciudad de México

Este 20 de noviembre se inaugura la exposición Posada. Fantasías, calaveras y vida cotidiana, en la Sala de Exposiciones de la Embajada de México en Madrid.

La muestra curada por el investigador Agustín Sánchez, está dividida en once núcleos temáticos: los primeros años; sus ilustraciones de cuentos infantiles, los juegos que ilustraba, las fantasías y los horrores; las imágenes religiosas, las tragedias, lo chusco y lo cómico, la vida cotidiana, los personajes, las fiestas y, finalmente, las famosas calaveras.

Sánchez explica que la pretensión de esta exposición es mostrar que la fama e inmortalidad de Posada radica, no sólo en sus calaveras, sino en que su obra estaba presente en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

Posada fue un creador, un cronista que no sólo retrató la cotidiana sino que fue el gran ilustrador de lo mexicano y que, además, su obra sentó las bases del arte mexicano contemporáneo.

Como parte de este trabajo, el 25 de noviembre se presentará el libro homónimo, profusamente ilustrado, lleno de imágenes que mostrará la diversidad de Posada y no sólo la obra que se conoce de Vanegas Arroyo, que es la que se exhibe.

Además de unas estampas del primer Posada y una de La Patria Ilustrada, el periódico del abuelo de Octavio Paz, don Ireneo Paz, el libro tiene una imagen inédita de la tienda Al Puerto de Veracruz, de 1893, y otras raras como la del Palacio de Hierro del mismo año.

Pablo Raphael de la Madrid, director del Instituto de México en España y Consejero Cultural de la Embajada dice que "no es cosa fácil rastrear el origen de lo que llamamos 'identidad nacional'.

Si bien Samuel Ramos y Octavio Paz hicieron las grandes radiografías del México en formación y del país manifestándose en su vida pluricultural, en sus orígenes mestizos, en sus raíces prehispánicas y en sus dones o traumas, lo cierto es que en pocas ocasiones la especialización toca una fibra en el mismo sentido y desvela la verdad de una forma tan generosa.

Agustín Sánchez González ha sido capaz de seguir un nervio nodal de nuestra identidad y, en el mismo sentido, ha sido capaz de descubrir en toda su dimensión el tamaño y poder de influencia de José Guadalupe Posada."

¿Con qué motivo se exhibe la exposición Posada. Fantasías, calaveras y vida cotidiana?

La exposición busca mostrar la obra de un artista que, como decían los escritores románticos, retrató el alma de los mexicanos. Posada es uno de los grandes artistas universales, creador de símbolos y de imágenes que, de una u otra forma, han generado la identidad del pueblo mexicano. Sus calaveras son un referente histórico de nuestro ser. Su calavera Catrina, concretamente, se ha convertido en un signo de identidad nacional y expresión de la complejidad del pensamiento mexicano. Su obra se encuentra en toda la vida cotidiana mexicana, de tal suerte que hoy en día conserva su vigencia y frescura. Mostrar su trabajo en un mundo globalizado, conlleva preservar nuestra identidad.

¿Será la misma museografía que mostraste en el Castillo de Santa Catalina, en Cádiz y en el Antiguo Hospital de Santa María la Rica?

No, la muestra que se presenta en la Embajada tiene una peculiaridad: un enfoque dirigido a los niños. Dos de los núcleos temáticos de la muestra son Érase que era y El juego de la vida, el primero refiere a las ilustraciones dedicadas a los niños que vivieron hace más de un siglo en México y que conocieron estas historias ilustradas por Posada: cuentos, canciones, teatro, circo, y otras obras que gestaron la educación sentimental de los mexicanos pues la obra de Posada siguió circulando en México, cotidianamente, hasta la primera mitad del siglo XX. El segundo, muestra que, al igual que sucedía con el teatro y las canciones, las familias mexicanas se reunían en torno a los juegos de mesa, algunos tan famosos aún como La oca.

En esta exposición se mostrará esa faceta. A sugerencia mía hicimos dos impresiones especiales: la primera, un juego de la Oca tamaño gigante donde los niños puedan jugar (esto lo hicimos en el Museo Nacional de la Estampa y en el Centro Cultural Clavijero de Morelia con inusitado éxito, la segunda, un tiraje especial de mil ejemplares de tamaño normal de la Oca para que los niños lo lleven a su casa y sigan jugando.

Me parece importante recobrar el sentido lúdico de Posada a una generación cada día más enganchada en lo touch, ajena a la cotidianidad o al juego colectivo, la concentración, la diversión comunitaria.

¿Qué dicen de Posada? Lo están redescubriendo en España?

Más bien descubriendo. Posada es sólo conocido por artistas, grabadores, académicos y algunos medios de comunicación también se interesaron. Aunque mucha gente conoce las calaveras, no sabe quién es el autor, a pesar de ello, en Cádiz tuvimos 57 mil visitas, entre las que destacó la de Mario Vargas Llosa, por lo que en Madrid esperamos una visita amplia.

¿Viene a cubrir un hueco el libro Posada. Fantasías, calaveras y vida cotidiana?

No, este es un libro de divulgación realizado ex profeso para un público no especializado. Me gusta hacer libros que la gente lea; afortunadamente tengo un público lector de calidad y un nicho de unos cuantos miles de lectores que me sigue. Este es el segundo libro que publico en España, el primero Historia de la Caricatura en México (Universidad de Alcalá de Henares/Edit Milenio, 2010 ), escrito con Esther Acevedo, tuvo un regular impacto, pero ahora espero seguir abriendo la brecha.