José Alfredo Jiménez sigue siendo el rey

Más de 400 personas recuerdan la vida y la obra del compositor mexicano en el Cecut

Tijuana

La verdadera banda sonora de la vida de José Alfredo Jiménez, el cantante y compositor nacido en 1926 en Dolores Hidalgo, Guanajuato, fue presentada por los hijos del "padre de la música mexicana".

Sus hijos Paloma y José Alfredo, así como Guillermo Sánchez, compositor y promotor cultural tijuanense, compartieron con más de 400 personas anécdotas de la vida y el porqué de algunas canciones que hicieran del compositor una leyenda de la música mexicana.

Paloma Jiménez Gálvez es también la directora del Museo José Alfredo Jiménez en Dolores Hidalgo Guanajuato. Ella ha realizado una serie de estudios y análisis del discurso de las letras de su padre, como la canción "Hijo del Pueblo".

"Es mi orgullo haber nacido en el barrio más humilde, alejado del bullicio y de la falsa sociedad. Yo no tuve la desgracia de no ser hijo del pueblo, yo me encuentro entre la gente que no tiene falsedad...si bien el poeta se expresa en primera persona y se identifica tanto con el narrador, como el mismo protagonista de la historia no queda limitado a un sujeto lírico individualista, sino que se deja ver de su existir en sociedad y su conciencia de rencor es evidente. Es innegable que estos versos, el yo lírico está sustentando un linaje desde la primera línea. Inicia el canto mostrando su orgulloso origen, así como su desprecio hacia los valores falsos de una sociedad, llamándole bullicio. Podemos especular un poco y al ponernos en su lugar, podemos decir que bullicio es un ruido cuando la gente está reunida", expuso.

El poeta, como lo llama su hija Paloma, decide integrarse en las costumbres del pueblo mexicano, retratar el amor y el desamor. Durante la presentación se compartieron anécdotas de sus canciones más exitosas como "Ella", "Sigo siendo el rey", "Si nos dejan" y "El corrido del caballo blanco".

"Cada que puedo contar mi historia me acuerdo de él, inclusive con uno de mis amigos, Jesús Monárrez, hicimos un corrido para el caballo blanco...como esta historia tenemos muchísimas", expresó José Alfredo.

"Me gustaría contar una anécdota: cuando José Alfredo era pequeño, se enfermó estando de vacaciones en Acapulco. Mi papá para alegrarlo le propuso componerle una canción al mar, entonces José Alfredo le decía 'al mar no, a mi cuaco'. Entonces su secretario se acercó muy discretamente y le dijo que cuaco le decía a su coche. De ahí nació el 'Corrido del caballo blanco', que no era un caballo, sino un coche último modelo, un Chevrolet color verde 1957", narró.

José Alfredo Jiménez no sólo es importante en México, sino en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa; en España tiene admiradores célebres como Pedro Almodóvar o Joaquín Sabina, comentó el director del Cecut, Pedro Ochoa.

Como parte de la conferencia, no pudo faltar la música, con las interpretaciones de Azzul Monraz, Angelita Capetillo, entre otros.

Porque le puso letra a nuestras canciones, porque musicalizó nuestro fracaso, porque supo vengarnos de los malos amores, porque José Alfredo Jiménez sigue siendo el rey.