Jean Meyer, el historiador que quiso ser cineasta

En el marco del Festival Letras en Tepic, que termina hoy, afirmó: “Sigo siendo un cinéfilo fanático y nunca se lo conté a mis hijos”.
Trabajó en el guion de un filme sobre Manuel Lozada.
Trabajó en el guion de un filme sobre Manuel Lozada. (Claudia Guadarrama)

Tepic, Nayarit

Jean Meyer le ha dedicado más de medio siglo a la historiografía: es un referente sobre la Revolución mexicana, de la guerra cristera e, incluso, de la historia de Nayarit. Pero tiene una faceta que se volvió un sueño irrealizable, hasta que se concretó en uno de sus hijos: ser director de cine.

A propósito del homenaje que recibirá en el contexto del Festival Letras en Tepic, Meyer recordó un pasaje de su juventud, todavía en su natal Francia, a donde llegó un joven director de cine, Claude Chabrol, junto con Jean-Paul Belmondo.

"Me tocó la suerte de ser extra y asistir a gran parte de la filmación. Me volví un fanático del cine, e incluso tenía un profesor que administraba un cineclub, quien indirectamente me trajo a México, porque allí vi ¡Viva Zapata!, de Elia Kazan, con Marlon Brando.

"Sí soñé con ser director de cine; sigo siendo un cinéfilo fanático, y nunca se lo conté a mis hijos. Pero resulta que el año pasado mi hijo Matías obtuvo el premio a la mejor película, Yo, en el Festival Internacional de Cine de Morelia. Jamás les había contado mi sueño".

Meyer trabajó con el director Nicolás Echevarría el guion de una película sobre Manuel Lozada, un personaje fundamental de la historia de Nayarit, pero no han encontrado los recursos para llevarla a la pantalla grande.

Masajes de ego

A Meyer no le atraen los homenajes, pero hace no mucho tiempo escuchó de Rafael Segovia unas palabras: "¿Quién te crees para rechazar una condecoración?".

No iban dirigidas a él, pero lo llevó a ver las cosas de otra manera: "Todas las sociedades tienen sus rituales. ¿Por qué desprecias un homenaje de gente que te aprecia y que te quiere? Siempre y cuando no haya un compromiso político, me repito lo que decía Luis González: 'Los masajes de ego son muy agradables'".

Meyer conversó con Ariel González, editor de la sección de Cultura de MILENIO, como parte del Festival Letras en Tepic. Antes, el historiador destacó la importancia que tiene el tema en un tiempo en que las preocupaciones parecieran estar más vinculadas con la tecnología en el ámbito educativo.

"Se corría el rumor de que se iban a disminuir enormemente los horarios de enseñanza de la historia en los programas de la SEP (...) Aunque se trata de una obsesión tecnócrata hacer a un lado las humanidades, se me hace muy extraño porque se sabe que jamás había sido tan grande el pedido del público de este tipo de temas históricos".