Itzhak Perlman: presentación de película en Chapultepec

Ante el Altar a la Patria, el violinista interpretó obras de cintas "La lista de Schindler", "Robin Hood" y "Perfume de mujer".
Concierto de Itzhak Perlman en el Altar a la Patria.
Concierto de Itzhak Perlman en el Altar a la Patria. (Octavio Hoyos)

Ciudad de México

De las grandes obras de Beethoven, Mozart y Brahms a la música tradicional klezmer. De salas de concierto como el Carnegie Hall a programas de televisión como Plaza Sésamo o El show de Letterman. De la formación de músicos talentosos a la improvisación jazzística o la sensualidad del tango. Es decir, del tingo al tango, el violinista Itzhak Perlman es un músico consumado.

Lugar común, pero irreprochable, que confirmó anoche en su concierto Cinema Serenade, realizado en el Bosque de Chapultepec.

En pleno bosque, en un escenario situado frente al Altar a la Patria, Perlman fue el solista invitado de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), dirigida por Carlos Miguel Prieto, para este concierto a beneficio del Centro Comunitario Santa Fe y del Fideicomiso Pro Bosque de Chapultepec.

Luego de un largo y aburrido video, que pretendía exaltar los valores patrióticos y cayó en la chabacanería, así como una tercia de discursos que agradecían las aportaciones de los asistentes –entre mil 500 y tres mil pesos por boleto–, apareció la OSN para iniciar el concierto con la suite de La novicia rebelde, de Richard Rodgers y Oscar Hammerstein. Entre cada una de las piezas, el director daba información sobre las composiciones, al tiempo que decía algunos chistoretes que, más que quitarle formalidad al concierto, rompían el ritmo.

La orquesta interpretó el "Tema de Tara" de Lo que el viento se llevó, de Max Steiner, así como el estreno de un arreglo de Alberto Núñez Palacio al tema de Il postino, de Luis Bavalov. En esta pieza de tintes nostálgicos figuraron como solistas el bandoneonista César Olguín y la violinista Shari Mason, segundo concertino de la OSN, que se complementaron muy bien. En las Danzas sinfónicas de Amor sin barreras, de Leonard Bernstein, Prieto invitó al público a bailar el mambo que incluye la obra, pero nadie se paró.

Luego de una dubitativa versión de "As Time Goes By", pieza de Herman Hupfeld que se incluyó en la cinta Casablanca, Perlman comenzó a mostrar su maestría en el tema de la cinta Sabrina de Frederick Hollander y luego en el melancólico "Tema de amor" de Cinema Paradiso de Andrea & Ennio Morricone. Incluso se sobrepuso a una sonorización deficiente que amenazaba con reventar las bocinas y distorsionaba el violín.

Aunque cuando Prieto lo invitó a tomar la palabra Perlman afirmó: "vengo a tocar y no a hablar", paulatinamente hizo algunos comentarios, como recordarnos que John Barry, de quien interpretó el tema Out of Africa, fue también el autor de la música para las cintas de James Bond. Cuando algunos integrantes del público, a pregunta suya, supieron los nombres de los actores, Robert Redford y Meryl Streep, les dijo con humor: "tienen dos puntos".

Al tocar uno de los temas de Las aventuras de Robin Hood, de Erich Wolfgang Korngold, preguntó si alguien conocía a Errol Flynn y si el público conocía las películas en blanco y negro. A continuación explicó: "nunca me hacen muchas peticiones, pero la siguiente pieza me la piden todo el tiempo y la toco siempre, no importa en qué parte del mundo esté", para ofrecer el tema de La lista de Schindler, música de John Williams que fue precisamente grabada por el violinista.

El cierre de este concierto de película fue una hermosa versión del popular tema de Carlos Gardel, "Por una cabeza", tango incluido en la cinta Perfume de mujer, estelarizada por Al Pacino. Tal vez el concierto hubiera sido mejor apreciado en una sala de conciertos, lo que hubiera evitado los desperfectos con el sonido, pero el entorno lució espectacular, lo mismo que las joyas y los modelitos de algunos de los asistentes que pudieron pagar los boletos de entrada.

Dado que el concierto fue videograbado, sería pertinente difundirlo para que más gente tuviera a esta noche dedicada por Perlman al cine.