Tendrá Iturbide una ventana al espacio

El observatorio contará con un telescopio de 1.3 metros de diámetro, de los más potentes.

Zuazua

El Observatorio Astronómico Universitario busca culminar su construcción en corto plazo, el cual será uno de los centros de observación más innovadores en México.

Una vez en operaciones, este centro será capaz de advertir sobre basura espacial que sea de riesgo en su ingreso al país, un programa en coordinación con la Academia de Ciencias de Rusia.

Eduardo Pérez-Tijerina, coordinador del Programa Universitario para el Desarrollo de las Astrofísica y Ciencias del Espacio, destacó que el telescopio de 1.3 metros de diámetro que se instalará en dicho observatorio será uno de los más potentes del mundo.

Su ubicación en el Cerro del Picacho en Iturbide, situado a dos mil 200 metros sobre el nivel del mar, aprovechará la riqueza visual que tiene esta zona pues aún no es impactada por la contaminación lumínica emitida por el área metropolitana.

Uno de los principales objetivos del observatorio será monitorear la basura espacial, alertando al país sobre un posible riesgo cuando estos materiales ingresen al planeta.

"Hay una campaña internacional habiendo 15 observatorios para este tema. Lo que se trata es observar la basura, detectar esos objetos en el cielo y calcular si en algún momento esa trayectoria va estar en colisión con un satélite que está funcionando", mencionó Pérez-Tijerina.

El observatorio Astronómico fue anunciado en 2013, indicándose que requeriría de una inversión inicial de 80 millones de pesos. El telescopio contaría con tecnología de punta, de manipulación digital, convirtiéndolo en uno de los más avanzados del mundo.

La zona de Iturbide es privilegiada gracias a su orografía así como por que aún no recibe gran impacto de la luz emitida por las grandes ciudades al anochecer, lo que permite una mayor claridad de la bóveda celeste.

"Las condiciones del cielo de Iturbide se pueden utilizar como un recurso natural explotable. Este proyecto viene acompañado del llamado turismo científico, que emprenderemos una vez culminado el observatorio", agregó el coordinador del proyecto.

Por parte de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas se estarían desarrollando talleres, campamentos científicos y diversas actividades para promover la ciencia pero también el desarrollo de la región.

Tentativamente, se prevé que su construcción y operación de este espacio pueda culminarse en los primeros meses del 2017.

Beneficio comunitario

Los primeros beneficiados con la instalación del observatorio son los pobladores de Iturbide. Desde el inicio de trabajos para la creación de un camino se ha buscado que los habitantes tengan una participación.

Arnoldo Carreón Rodríguez, alcalde de Iturbide, destacó que un proyecto así potenciaría a la región considerada una de las más pobres del estado.

"Buscamos que se dé un impulso a los habitantes, a los pequeños negocios, hoteles que tenemos por allá gracias a las personas que van a acudir al observatorio. Nuestro municipio no tiene otra derrama económica y este proyecto sería un detonante", explicó.