Cultura

Imprimir

La crítica: Música: Israel en Festival Divertimento

El músico israelí Michael Tsalka, pianista y tecladista especializado en instrumentos antiguos, ha tenido una relación cercana con México.

Michael Tsalka y Alon Sariel.
Michael Tsalka y Alon Sariel. (Embajada de Israel)

México

El músico israelí Michael Tsalka, pianista y tecladista especializado en instrumentos antiguos, ha tenido una relación cercana con México. Durante algunos años trabajó aquí y continuamente regresa para ofrecer conciertos. En días pasados tocó un recital en Ajijic, Jalisco, y luego se le unió el ejecutante de la mandolina y el laúd, Alon Sariel, para dar clases, conferencias y un concierto en el Conservatorio de Música de Celaya, Guanajuato.

Auspiciado por la Embajada de Israel en México, el dueto inauguró anoche el Festival Internacional Divertimento en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Tsalka considera un privilegio haber participado en este concierto, pues tocó en cuatro instrumentos históricos. Según el pianista, "es muy raro que se toque la música de cámara para mandolina, lo mismo que la combinación de mandolina con órgano positivo, espineta, cuadrilongo y piano del siglo XIX. Mucha gente no ha escuchado nunca un cuadrilongo o un piano del XIX. Además, siempre es un placer tocar con Sariel porque es un gran improvisador y un músico magnífico. Tenemos una gran conexión".

El concierto fue muy equilibrado al ofrecer desde música del siglo XVI hasta nuestros días, enfatiza el músico israelí. "Empezó con una obra de Antonio Cabezón, es decir con el Renacimiento, y luego pasó por Bach, Beethoven y, por primera vez en México, Ferdinand Ries, discípulo de Beethoven. Luego pasamos a Johann Nepomuk Hummel, un romántico temprano, y a dos grandes compositores de mi tierra, Paul Ben-Haim y Marc Lavry, que no han sido escuchados en México. Quisimos trazar la historia del repertorio para teclado y mandolina".

Alon Sariel comenta que el barroco fue la época dorada para la mandolina en la música de concierto, "cuando Vivaldi escribió sus conciertos. Él es el más conocido, pero hubo muchos otros compositores, especialmente italianos, que escribieron para el instrumento. También se escucha en óperas de Mozart, Haendel y otros, donde aparece cuando se necesita un personaje que da serenata. También figura como instrumento concertante, con autores como Scarlatti".

Llegó al periodo clásico, pero ya no fue tan popular, agrega Sariel: "Para mí fue el signo de los tiempos, pues también murió la viola da gamba o el corneto. Sin embargo, en todas las culturas hay instrumentos folclóricos que son similares a la mandolina y son muy populares. Por fortuna, el instrumento está regresando a las salas de conciertos, gracias a que los ejecutantes están comisionando obras, como yo mismo lo he hecho".