Falleció la poeta y traductora Isabel Fraire

"Su poesía es un continuo volar de imágenes que se disipan, reaparecen y vuelven a desaparecer", escribió Octavio Paz
Isabel Fraire aseguró en vida que "la poesía da voz al alma humana".
Isabel Fraire aseguró en vida que "la poesía da voz al alma humana". (Especial)

Ciudad de México

La poeta, crítica literaria, traductora, ensayista y periodista cultural Isabel Fraire (Ciudad de México, 1934) falleció esta mañana a los 80 años de edad. La escritora contribuyó al arte y la literatura de México desde principios de los años sesenta.

Sus primeros cuentos y poemas fueron publicados en periódicos escolares en Monterrey, Nuevo León, lugar al que se fue a radicar desde su infancia. Cursó sus estudios profesionales en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la que también impartió clases de literatura, además de completar su preparación artística estudiando danza, música y pintura.

La poeta, quien aseguró en vida que "la poesía da voz al alma humana", fue becada en 1977 por la Fundación Guggenheim, y un año después recibió el Premio Xavier Villaurrutia por Poemas en el regazo de la muerte.

Sus publicaciones fueron: 15 poemas (1959); Sólo esta luz (1969); Isabel Fraire, poems (1975); Poemas en el regazo de la muerte (1977); Un poema de navidad para Alaíde Foppa (1982); Puente colgante. Poesía reunida (1997), y Kaleidoscopio insomne. Poesía reunida (2004).

Varios de sus poemas han aparecido en publicaciones como la antología Poesía en movimiento, realizada por Octavio Paz, Alí Chumacero, José Emilio Pacheco y Homero Aridjis en 1966.

Asimismo, Fraire fue colaboradora de diferentes publicaciones, entre las ques e cuentan Katarsis (Monterrey), Revista de la Universidad de México, La Semana de Bellas Artes, Diálogos, Plural, Siempre!, México en la Cultura, Unomásuno, Sábado y Revista Mexicana de Literatura. (de esta última fue integrante del Consejo de Redacción).

Fraire, quien dirigió varios talleres de poesía, también realizó traducciones de obras de escritores como T. S. Eliot, Wallace Stevenson y Ezra Pound.

En una entrevista, Isabel Fraire dijo: "Soy poeta porque desde joven he necesitado un medio sencillo, directo y expresivo que me permita plasmar mis ideas, pasiones, desazones, lo mismo en un autobús, que en la servilleta de la mesa de un café".

Elogio de una obra

El propio Octavio Paz reconoció y enalteció la obra de la escritora al escribir que "Isabel Fraire es viento. No el que perfora la roca sino el que disemina las semillas. Su poesía es un continuo volar de imágenes que se disipan, reaparecen y vuelven a desaparecer".

En un homenaje realizado por el Conaculta y el INBA en el año 2009 en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes para celebrar sus 75 años de vida, René Avilés Fábila dijo que la obra de Fraire se caracterizó por poseer un tono desgarrado y angustioso que indaga la condición de ser mujer, situándola junto a escritoras como Emma Godoy, Rosario Castellanos, Margarita Paz Paredes, Dolores Castro y Griselda Álvarez.

Avilés Fabila añadió que Fraire "es una mujer discreta, que ha estado distante de las cámaras, los escándalos. Es una gran escritora, periodista y ensayista, y no me explicó cómo es que no sea tan conocida en México, toda vez que en internet existen páginas y páginas de esta autora". Y añadió otras facetas: dijo que "escribió ensayos significativos y una reportera que ejerció un tipo de periodismo poco frecuente en México".

También en el homenaje que se le rindió hace un lustro, Dionisio Morales dijo que Fraire tiene una obra crítica muy abundante cuyos poemas son tan humanos como los de César Vallejo, tan amorosos como los de Pablo Neruda y tan certeros como los de Atila Joseph.

En aquella celebración, la escritora leyó partes de su libro Puente colgante.

El presidente del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, escribió en su cuenta de Twitter: "Falleció Isabel Fraire, destacada crítica literaria, traductora y poeta mexicana. Mi pésame a sus deudos".