Intermediarios se llevan todos los apoyos

Los creadores sufren la escasez de material, problemas de salud por el tallado y la falta de reconocimiento.
Participaron en la Feria Nacional de la Obsidiana.
Participaron en la Feria Nacional de la Obsidiana. (Alejandra Gudiño)

Teotihuacán

Artesanos teotihuacanos denunciaron que los intermediarios continúan siendo los principales beneficiarios de los programas de apoyo que ofrece el gobierno federal y estatal para mejorar su economía, y advirtieron que en esta ocasión hubo 70 por ciento menos de expositores en la sexta edición de la Feria Nacional de la Obsidiana debido a que cada vez es más escasa y costosa. Además, les falta de un seguro de vida que los cubra contra enfermedades por el tallado de la piedra volcánica.

El evento se llevó a cabo en el parque temático "La Ventilla", donde expresaron que hasta la fecha el trabajo que realizan no es valorado por la mayoría de los visitantes, además de que la labor en los talleres va minando su salud por el finísimo polvo que respiran durante el proceso.

Los creadores de varias figurillas -ninguna igual y en formas de un gato, un elefante y un conejo- explicaron que algunos de sus compañeros que fueron "más vivos" se dedicaron a constituir organizaciones de productores, tal como lo recomiendan las autoridades de Desarrollo Económico; sin embargo, denunciaron que en lugar de compartir con todos los recursos que bajan del gobierno federal y estatal, sólo los usaron en beneficio propio, defraudando la confianza de los que creyeron en ellos.

"Por eso nos resistimos a asociarnos, a muchos nos da miedo cuando nos hablan de los trámites que deben hacerse, como registrarte ante Hacienda, invertir para poder exportar, y aunque algunos compañeros ya lograron llevarlo a cabo, se ha perdido la esencia artesanal, pues al producir en masa queda fuera el toque original y creativo".

Una opción que tienen, continuaron, es formar cooperativas como las de sus homólogos de San Martín de las Pirámides, donde esta forma para comercializar les ha resultado benéfica.

Señalaron que más que la Feria Nacional de la Obsidiana, el evento debió llamarse "Feria Artesanal", pues a lo largo de los stands hay piezas de todo tipo, con semillas, cerámica, telares para fabricación de finos hilos, de vidrio, talabartería, canastas, pedrería y hasta los tradicionales árboles de la vida de Metepec.

Lamentaron que en el concurso efectuado durante el primer día, los ganadores fueran quienes ahora fabrican con maquinaria, pues hubo prioridad hacia los intermediarios que son quienes tienen el dinero para invertir y dejar en desventaja al verdadero artesano.

Expusieron que hace falta difusión de este evento, pues la gente que llega es muy local y los visitantes se quedan en las pirámides porque no saben que "La Ventilla" está muy cerca de la zona arqueológica. Durante los seis años que efectúan esta feria, cada vez hay menos expositores porque muchos prefieren irse a lugares como la ciudad de México, donde el turismo extranjero les paga mejor.