Insultos e injurios, apartado especial en los reglamentos

Algunos municipios metropolitanos contemplan sanciones por decir malas palabras en sus estatutos de Policía y Buen Gobierno.
Los cánticos y porras con insultos no faltan en los recintos deportivos.
Los cánticos y porras con insultos no faltan en los recintos deportivos. (Roberto Alanís/Archivo)

Monterrey

Tanto Monterrey como los municipios del área metropolitana cuentan en sus Reglamentos de Policía y Buen Gobierno un apartado especial cuando se trata de maldiciones o insultos.

Los reglamentos de San Nicolás de los Garza, Monterrey, San Pedro García y Santa Catarina son algunos de los municipios que sancionan las expresiones obscenas, injuriosas o despectivas.

El secretario del Ayuntamiento nicolaíta, Camilo Ramírez detalló que son mínimas las denuncias que llegan al municipio por lenguajes ofensivos, sexistas o discriminatorios.

Señaló que estas causas se integran a expedientes sobre problemas entre vecinos o algún incidente que desencadene en algo mayor.

“En un procedimiento que se le sigue a un ciudadano no tenemos una cantidad mayor o una situación recurrente. Lo que sí registramos es cuando hay un conflicto vecinal y las personas se injurian”, expuso el secretario del Ayuntamiento.

La mayoría de los reglamentos carecen de un listado de palabras o expresiones que consideren injuriosas o altisonantes.

Ramírez indicó que en San Nicolás no se tienen denuncias de alguna persona que haya sido agredido verbalmente ya sea con un lenguaje sexista, excluyente o discriminatorias.

En Monterrey los aficionados Tigres y Rayados han gritado “puto” desde casi una década, y hasta el momento las directivas s no han sido apercibidos por esta conducta de los aficionados.

San Nicolás, al ser municipio sede del equipo Tigres, señala que no está en sus atribuciones aconsejar a esta institución sobre los cánticos de sus aficionados.

“Creo que conducirnos con respeto debería ser nuestra máxima (…) pero también somos claros que la ciudadanía nos debe marcar qué actos sancionamos y cuáles no”.

El reglamento de Policía y Buen Gobierno en San Nicolás contempla multas que va desde una amonestación hasta 10 veces el salario mínimo, según determine un juez calificador.