Quieren torreonenses lectores

La directora de Cultura informó que se implementó una Coordinación Educativa de la Palabra, para desarrollar actividades que respeten este perfil.
Renata Chapa, directora del Instituto Municipal de Cultura y Educación de Torreón.
Renata Chapa, directora del Instituto Municipal de Cultura y Educación de Torreón. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Renata Chapa, directora del Instituto Municipal de Cultura y Educación (IMCE) de Torreón, compartió sobre la promoción de la lectura, redacción, oralidad e investigación documental que se estará fortaleciendo en el municipio.

Señaló que cuentan con una nueva división dentro del organigrama, se trata de la Coordinación Educativa de la Palabra a cargo de dos profesionales en el área.

La maestra María Fernanda Toraño, con estudios de posgrado vinculados a la promoción de la lectura, redacción y programas editoriales, así como Sergio Villarreal, quien cuenta con el grado de “Bachelor of Arts” por la Universidad de Texas A&M.

Los centros culturales y los museos se sumarán como espacios, donde la palabra tendrá un lugar preponderante.

“Como coordinadores educativos, trabajan con el maestro Saúl Rosales, encargado de bibliotecas municipales y escritor que ha puesto en alto al municipio a nivel internacional, tanto por su producción literaria como por su labor como miembro de la Academia Mexicana de la Lengua”, agregó.

“Si realizamos un mapeo de las escuelas tanto públicas como privadas de Torreón, contamos sus bibliotecas y además agregamos las librerías, revisterías e incluso bibliotecas de la ciudad, nuestro panorama de acción es muy amplio, pero desconectado entre sí”, profundizó sobre la labor del IMCE que vela por 18 bibliotecas municipales.

En ese sentido, dijo que es necesario crear una red atractiva de visitas y consultas a la que los públicos puedan asistir.

Manifestó la necesidad de desarrollar actividades educativas y artísticas que respeten el perfil de los lectores, tanto por sus edades, nivel educativo y algo sumamente importante: su renuencia a la palabra.

“No querer leer o escribir es una actitud común en muchos mexicanos, que nos debe llevar a investigar qué es lo que está pasando y detonar procesos creativos del pensamiento para mejorar la relación de los diferentes públicos torreonenses con la palabra”, expresó.

Refirió que se tiene que utilizar tecnología asertiva, que motive al público, ya que los libros por sí solos no van a lograr un cambio, pero encontrarlos cada vez en más lugares es un primer paso hacia la visibilidad de la palabra.

Finalmente, anunció que próximamente los centros culturales y los museos se sumarán como espacios donde la palabra tendrá un lugar preponderante.