El Instituto de la Artesanía Jalisciense festeja sus 50 años

Su tienda de artesanías fue remodelada y exhibe piezas de la fundación José Cuervo como parte de una alianza.
Ayer se dio el banderazo del tradicional concurso de cantera dentro del marco de Fiestas de Octubre.
Ayer se dio el banderazo del tradicional concurso de cantera dentro del marco de Fiestas de Octubre. (Alejandra Ramírez)

Guadalajara

Este fin de semana el Instituto de la Artesanía Jalisciense (IAJ) celebró con acciones de talla mayor su 50 aniversario con la intención de dar muestra de organización, en vías a una visión empresarial en las que los artesanos tengan acceso a estímulos fiscales para promover sus obras. En lo que su titular consideró un momento clave, se certificaron a 200 maestros del arte popular del estado y se entregaron los estímulos a la creación e innovación artesanal.

Camilo Ramírez, titular del instituto, anunció que como una estrategia para captar más interesados en la artesanía lanzan el proyecto La artesanía está de moda, en alianza con la fundación José Cuervo para incluir en el sector artesanal al tequila. El IAJ exhibirá de manera permanente en sus tiendas las expresiones plásticas y gastronómicas como dulces provenientes del agave, así como las botellas artísticas que ha creado en versión artesanal la fundación. A esto se añade el diseño de un proyecto que dote de herramientas a quienes trabajen los productos del agave en la zona tequilera de Jalisco.

La noticia se dio ayer, poco después del banderazo con el que Ramírez inauguró el XXV Concurso Nacional de Labrado en Cantera y del programa Estímulos a la Innovación y Diseño en la rama lapidaria, que se establece en la Plaza de la Liberación como parte del programa de Fiestas de Octubre. Al respecto, el funcionario expresó que “en esta ocasión se hace una nueva modalidad, fusionar los dos concursos en el tema de la piedra, los ópalos y toda la gama de expresiones que nos brinda la naturaleza fosilizada”, así se enlazan ambos programas, uno de elaboración en vivo y el otro de concurso de piezas ya terminadas.

Fiesta de carrera larga

Los festejos comenzaron el viernes pasado y pretenden continuar hasta el fin de año, pero sobre todo, Ramírez asegura que actúan bajo “una coordinación para que los artesanos enseñen a seguir un patrón de conducta con visión empresarial porque la artesanía está de moda”. Se trata no sólo de ingresar a los artesanos al Sistema de Administración Tributaria (SAT) sino de facilitar el trámite, para lograrlo recién instalaron de planta un módulo en el edificio del IAJ con apoyo y capacitación. En una primera actividad se convocaron alrededor de 400 artesanos en un evento triple.

Por primera ocasión se reconocieron a 200 maestros de la artesanía jalisciense con un pergamino firmado por el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz, “nunca antes se había catalogado a los maestros para que fueran punta de lanza para otros, a ellos los invitamos a concursar y entregamos estímulos por cincuenta mil pesos al primer lugar”, comenta Ramírez Murguía. Además agrega que el evento fue aprovechado para “hacer una cadena de enlace para que se diera todo, que muchos vieran resultados inmediatos ya que entregamos 17 cheques retenidos por cantidades desde 500 a diez mil pesos”.

El estímulo fiscal por afiliarse es de cuatro mil pesos, si además tienen licencia pueden obtener apoyos de diez a veinte mil pesos, especificando su proyecto. Admite que han realizado una labor previa al acercarse a las comunidades para sensibilizar a los creadores de esta modalidad, además el IAJ en lo consiguiente sólo comprará obra a quienes emitan facturas.

Libro y licor con sabor femenino

Con la aspiración de representar a la mujer resaltando sus bondades, el IAJ creó una esencia de mujer líquida, el licor Pétalos de rosa que fue elaborado con rosas hidropónicas de Texcoco que son comestibles por un equipo de mujeres que tuvieron el tacto y el conocimiento para encontrar un sabor perfumado, explicó Camilo Ramírez, director del IAJ, y agregó que son artesanas de San Ignacio Cerro Gordo quienes elaboraron la bebida. La chaquira del empaque se trabajó en Mezquitic, y la decoración en Tlaquepaque. Como parte de las celebraciones se presentó el libro conmemorativo Arte Popular cinco décadas, una compilación de la creación popular del estado en una versión surrealista, según lo describe el funcionario.