Inseguridad, esencia de la danza contemporánea: Tao Ye

La compañía Tao Dance Theater se presenta mañana en el Teatro Juárez, en el marco del Festival Internacional Cervantino.

Guanajuato

Para el coreógrafo y bailarín chino Tao Ye la esencia de la danza contemporánea es la inseguridad. De visita en Guanajuato, para presentarse con su compañía Tao Dance Theater, mañana a las 20:00 horas, en el Teatro Juárez, explica que el individuo es un ser único y por lo tanto complejo.

El intérprete, quien se ha presentado en países europeos y americanos durante varios años, comenta que en su nación la filosofía artística se enseña desde la escuela, y a partir de las experiencias personales y el corazón.

Sin embargo, comenta, ser un bailarín contemporáneo en el gigante asiático no es tan sencillo. Los intérpretes se deben enfrentar a los valores dominantes y tradicionales: “Tenemos que evitar las ganas de tener una vida llena de riqueza y lujo. En la vida cotidiana, los artistas chinos repetimos los esquemas a los que estamos acostumbrados; no podemos alejarnos de nuestra realidad”, menciona.

“En este nuevo siglo, la sociedad se ha diversificado, las nuevas redes sociales y el internet han acelerado tanto la urbanización como la globalización, y los bailarines tenemos influencias e ideologías de todos lados. Personalmente evito todas las influencias externas, para concentrarme en el trabajo de mi cuerpo”, dice.

Su proceso creativo como coreógrafo tiene un origen lejano. Tao ha estudiado desde los 12 años diferentes disciplinas dancísticas, y hasta hoy no ha quedado satisfecho con el resultado obtenido, porque siempre se ha preguntado, por ejemplo, por qué es necesario sonreírle al público desde arriba de un escenario, argumenta.

Este hecho lo hizo bailar con muchos límites hasta que se pudo acercar a la danza contemporánea. A partir de ese momento, descubrió que su cuerpo se fijar alrededor de la danza, y no la danza alrededor de su cuerpo, como sucede en las expresiones tradicionales.

Acompañado de su equipo de trabajo, Ye recuerda que la danza contemporánea lo ha hecho conocer otro tipo de bailarines, con los cuales ha podido interactuar de manera directa. Asimismo, ha podido entender que mientras en la danza tradicional de China el centro de gravedad está en el cuerpo, en la danza contemporánea ésta afuera.

Al cuestionársele qué diferencias encuentra con otras compañías contemporáneas de China y qué ha cambiado en él desde que fundó su agrupación en 2008, el coreógrafo explica que su sentido de hacer danza no se ha transformado, lo que le ha permitido priorizar el movimiento corporal sobre otras cosas.

“Nuestra apariencia y desarrollo, como bailarines chinos es extraña. En mi danza, la trama y el sentimiento van de la mano. El cuerpo es lo que queda para exponerse frente al público. Me gusta generar conversaciones con la gente, por lo tanto mi danza tiene requisitos para la audiencia, y las personas que ven mis coreografías no puede relajarse”, destaca Tao Ye.