Inicia festival Onésimo González entre polémica

El programa es obra curatorial de Eleno Guzmán y despliega un cartel arriesgado artísticamente, aseguran autoridades de la SC.
Wim Vandekeybus imparte un taller y su compañía está en el cartel
Wim Vandekeybus imparte un taller y su compañía está en el cartel (Cortesía)

Guadalajara

La edición XVII del Festival de danza contemporánea Onésimo González ya está lista y se podrá disfrutar del 24 de octubre al 2 de noviembre. A la víspera de su inicio, la familia del destacado bailarín se ha manifestado en contra debido a que en su perspectiva “el festival se ha desvirtuado y ya no cuenta con elementos acordes a la visión de Onésimo González”, según asegura su hija y también bailarina Itzel Endrina González Salcedo.

De acuerdo con Sandra Soto, coordinadora de Danza de la Secretaría de Cultura de Jalisco (SC), instancia que ha sido la auspiciadora de dicho encuentro desde su fundación, anuncia que la inauguración corre a cargo de la compañía belga Última vez que encabeza el cineasta y coreógrafo Wim Vandekeybus, una presencia de tal calidad no vista antes en la ciudad, asegura la también bailarina.

El festival cuenta con una sección formativa que arranca con el propio Vandekeybus titulada Lo que el cuerpo no recuerda, por demás interesante, según asegura Soto y resalta que “la programación tiene un respaldo de trayectoria, de calidad y son propuestas artísticamente arriesgadas. La curaduría que ha hecho Eleno Guzmán durante tres años, es positiva y queremos internacionalizar el encuentro”, subraya la funcionaria.

La sección formativa cuenta también con un Laboratorio de la Mirada a cargo del propio Guzmán, “esto es para dar un seguimiento a todo lo que se presenta en el festival, dialogarlo, criticarlo constructivamente tener aprendizaje desde una perspectiva objetiva para lograr una mejor escritura de la danza, es abierto a todo el público”. La funcionaria dice que hasta el momento se tiene ratificada la presencia de bailarines profesionales y en formación de Jalisco, Colima y Mazatlán.

El presupuesto es el mismo del año pasado, un millón de pesos, que considera reducido. Agrega que la intención de internacionalización del proyecto tomará tres años. “Apenas iniciamos gestiones con el Instituto Cultural de Francia y otras embajadas.

En este sentido se desarrolla la coproducción entre la SC y el Centro Coreográfico Nacional Orléans en la que se invirtireron 360 mil pesos para que compañía francesa de Joe V. Nash creara una obra que ya se presenta en París y pasará por varios países antes de llegar a Guadalajara el próximo año”.

Ayer a mediodía familiares de Onésimo González presentaron su inconformidad en torno a las modificaciones que se han hecho al festival y en especial se dicen indignados por no participar en la toma de decisiones que se relegan a los burócratas, curadores y artistas externos, según manifestó González Salcedo, hija del destacado coreógrafo y bailarín. El descontento es tal que anunciaron que para el próximo año buscarán que este festival no lleve ya el nombre de su padre a menos de que sean escuchados. Al respecto René Arce, presidente del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CECA), dijo que apoya la decisión de González Salcedo y tratarán de intervenir ante la SC “para llegar a un arreglo”. En la manifestación estuvieron presentes además de Sonia Margarita Salcedo Gómez, Jorge Díaz Topete, Deborah Velázquez, Áurea Díaz Vélez, Hiram Abif, y Juan Carlos Ramírez, ex director de Música y Danza de la SC, quien a petición de la familia fundó este festival en 1997 cuando todavía vivía el maestro, según rememora Ramírez.

Al respecto, Sandra Soto asegura que “hace un año se les invitó a las mesas de diálogo, luego dejaron de venir. Las puertas están abiertas para ellos, el festival lleva el nombre de Onésimo, pero es una producción de la SC y las cuentas hay que dárselas al CONACULTA y al INBA, porque pertenece a la Red de Festivales desde 1998”.

El bailarín que inspiró el festival Onésimo González nació en Monterrey, Nuevo León en 1953. Formó parte del cuerpo de bailarines de Amalia Hernández. Estudió en Actividades académicas Entre los talleres se encuentra el de Última Vez/Wim Vandekeybus, impartido por Eduardo Torroja, está también el Laboratorio de la mirada, que imparte Eleno Guzmán y Charlas que impartirá Sandra Soto, coordinadora de Danza de la SC.

Algunas de estas actividades están dirigidas a ejecutantes y en otras también pueden participar espectadores la escuela de Alwin Nikolais.

En los años 60 llegó a la perla tapatía para codirigir el Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara en donde estuvo hasta el año de 1972. También fue profesor del Centro de Educación Artística José Clemente Orozco del Instituto Nacional de Bellas Artes. Muere en el año de 1998.