Indios crean zapatos que indican el camino usando GPS

El calzado deportivo también tiene la capacidad de llevar un registro de los pasos que da el usuario, la distancia recorrida y las calorías que quema al andar.
Krispian Lawrence, de 30 años, fundó la empresa de tecnología en 2011.
Krispian Lawrence, de 30 años, fundó la empresa de tecnología en 2011. (Noah Seelam/AFP)

Nueva Delhi

Ante el problema que representa ir por la calle descifrando el mapa del teléfono móvil para encontrar una dirección, un par de ingenieros de India desarrollaron un remedio innovador: un par de zapatos deportivos dotados de GPS que con sus vibraciones marcan el camino que el usuario debe seguir.

El modelo, color naranja, también tiene la capacidad de contar el número de pasos que da el usuario, la distancia que ha recorrido y las calorías que quema al andar.

Los zapatos tienen un dispositivo de Bluetooth conectado el servicio de Google Maps, con una aplicación que marca el camino a la derecha o izquierda, con vibraciones.

Este calzado es el resultado del trabajo de dos ingenieros indios, Krispian Lawrence, de 30 años, y Anirudh Sharma, de 28, quienes en un departamento fundaron en 2011 su empresa, a la que pusieron como nombre comercial Ducere.

Para iniciar la empresa tuvieron el apoyo de fondos de capital de riesgo y, aunque no ha sido fácil consolidarla, después de tres años ya tienen una pequeña fábrica en la que dan empleo a 50 personas.

“Tuvimos la idea y nos dimos cuenta de que ayudaría mucho a la gente con problemas de vista, ya que funciona sin ninguna distracción auditiva o física”, explicó en entrevista Lawrence, quien es el director ejecutivo de la firma.

“Pero al probarlos nosotros dijimos: ‘oye, a mí también me gustaría esto’, porque nos sentíamos liberados de no tener que mirar el teléfono o estar atados a un objeto” para encontrar una dirección a pie, detalló el joven empresario.

Los creadores de estos zapatos inteligentes comentaron que los primeros pares saldrán a la venta en septiembre con el nombre de LeChal, que significa “llévame” en lengua hindi.

“Funcionan de forma instintiva: imagina que alguien te da una palmada en el hombro derecho, entonces tu cuerpo naturalmente tiene la reacción de girar hacia la derecha. Así es como se desempeñan los LeChal”, comentó Lawrence.

Mercado en expansión

Hay varios modelos de zapatos inteligentes dirigidos a un público específico que ya están disponibles comercialmente, como los que están dirigidos a enfermos de demencia senil o niños cuyos padres quieren tenerlos vigilados.

Pero Lawrence y Sharma creen que los suyos serán los primeros para todo tipo de público y por eso se han esforzado en darle al modelo un estilo más depurado, cómodo y con un diseño atractivo.

Además de los zapatos, también están comercializando unas plantillas para que el usuario pueda utilizar la misma tecnología con su propio calzado.

“Antes, la tecnología para llevar puesta se veía como algo artificial, como gafas y relojes estrafalarios, pero eso está cambiando”, opinó Lawrence.

Según él, ya tienen 25 mil pedidos para sus zapatos inteligentes, los cuales se venderán a un precio de entre 100 y 150 dólares (entre mil 300 y mil 950 pesos aproximadamente).

De momento, la demanda ha funcionado más bien de boca en boca, o a través de su sitio de internet lechal.com, aunque la empresa está hablando con distribuidoras para hacer llegar el modelo a Estados Unidos.

Los jóvenes emprendedores calculan que de aquí a abril de 2015 su compañía, que manda fabricar sus modelos de calzado en China, habrá vendido más de 100 mil pares en India.

La tecnología para llevar puesta es además un sector en crecimiento. La consultora IDC afirmó en abril que las ventas se triplicarían este año hasta 19 millones de unidades a escala global y alcanzarían casi 112 millones en 2018.

En cuanto a la privacidad, Ducere afirma que no registrará datos de sus usuarios y que cuenta con un sólido sistema de seguridad para que el calzado inteligente no se pueda hackear.

A pesar de sus ambiciones globales, la empresa espera que su producto sea útil en particular para la gente aquejada de problemas de visión. Los expertos del centro oftalmológico L.V. Prasad Eye Institute, en la ciudad de Hyderabad (sur de India), están examinando la adecuación de estos zapatos para sus pacientes.

“Es un objeto perfectamente intuitivo”, dice Anthony Vipin Das, un médico de ese centro. Además, “al salir de casa se te puede olvidar ponerte el cinturón, pero no los zapatos”, concluyó el especialista.