El Incan abre 'call center' para ayudar a enfermos terminales

Atienden ajustes de dosis de medicamentos para controlar el dolor, contención de crisis y cuestiones de asesoría a médicos de entidades lejanas para los certificados de defunción.
Hay psicólogos, oncólogos, trabajadores sociales, nutriólogos y otros expertos que brindan asesoría.
Hay psicólogos, oncólogos, trabajadores sociales, nutriólogos y otros expertos que brindan asesoría. (Blanca Valadez)

México

Un equipo de ocho especialistas atiende desde una sala virtual del Instituto Nacional de Cancerología (Incan) las diversas dificultades que presentan los pacientes con cáncer en etapa terminal, ya sea desde ajustes de dosis de medicamentos para controlar el extremo dolor, contención de crisis, hasta cuestiones de asesoría a médicos de entidades lejanas para entender los certificados de defunción.

Silvia Chavira, coordinadora del área de Atención Virtual en Cuidados Paliativos del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), explicó que el equipo tiene acceso directo al historial clínico de cada uno de los 60 pacientes que atiende cada semana por teléfono, chat por internet y próximamente por mensajes de texto, con lo que “les ahorramos no solo los gastos onerosos por desplazamiento, sino todo el sufrimiento que experimentan cuando salen de su hogar para acudir a atención médica”.

En el call center de esta área virtual hay psicooncólogos, oncólogos, trabajadores sociales, nutriólogos, además, personal que mantiene relación estrecha con todas las especialidades para poder dar una atención integral a distancia.

“Nos hablan de todos los estados, incluso paisanos que viven en Estados Unidos, de España, principalmente”, comentó la especialista.

En junio de 2011, hace casi cinco años, se abrió este espacio virtual que funciona de lunes a viernes de 8:00 a las 22:00 horas, y los fines de semana, por guardias, desde las 8:00 hasta las 14:00 horas.

Acortar distancias

“La idea es acortar las distancias. Se cuenta con contestadoras donde pueden dejar el mensaje y el personal se encarga de regresar la llamada, lo cual también representa un ahorro y reducción de preocupación. Solo las emergencias son las que requieren de traslados forzosos”, precisó Chavira.

“Pueden hablarnos para pedirnos todo tipo de asesorías, desde cómo llevar a cabo un baño en cama hasta cómo manejar las alteraciones emocionales del paciente. También se interviene cuando hay crisis de familia en la que hay desacuerdos por el agobio o sencillamente muchos miembros se deprenden del problema al grado de abandonar al enfermo”, acotó.

Por lo regular, explicó Silvia Allende Pérez, jefa de Servicio de Cuidados Paliativos del Incan, se atienden a pacientes que ya no pueden desplazarse en el transporte público y masivo urbano y que solían gastar, por habitar en zonas alejadas, cuando menos hasta mil pesos en taxis y 4 mil en caso de tratarse de una ambulancia.

“En esta área se mantiene bajo vigilancia estricta la enfermedad, evolución y proceso de la enfermedad hasta el desenlace, brindando  seguridad al paciente, a la familia, al médico de cabecera que no necesariamente debe tener todos los conocimientos oncológicos para que haya un adecuado manejo del cáncer”, agregó Allende Pérez.

“Todo se maneja en torno a los requerimientos del paciente, por ello en esta área se concentran especialistas en diversas áreas de cuidados paliativos y de control del dolor, gente que se pone en contacto con el centro de salud más cercano para que atienda, sin temor alguno, al paciente, para que corrija en ese instante una infección y extienda la receta requerida con todo el aval del Incan”, precisó.

El deseo del paciente

El el call center, abundó  Allende Pérez, también contribuye a que en caso de desacuerdos familiares se priorice el deseo del paciente terminal de no recibir tratamientos excesivos, como quimioterapia, o se le interne, porque cuenta con el respaldo legal de la Voluntad Anticipada  avalada por el Gobierno de la Ciudad de México.

En 2015, el Incan fue el hospital pública con mayor número de registro de voluntades anticipadas: “Unas mil 500 solicitadas y firmadas de manera directa por los pacientes, y en un menor porcentaje de familiares que toman la tutela del paciente cuando éste ya no puede decidir ni la capacidad de tomar decisiones porque ya está muy débil o tiene afectaciones neurológicas”.

La jefa de Servicio de Cuidados Paliativos precisó que se atiende todo tipo de pacientes, desde los hereditarios, hasta lo que tienen que ver con la alimentación, con el estilo.

Uno de ellos, de difícil control, es el sarcoma retroperitoneal con metástasis, que se presenta en la cavidad abdominal, la pared posterior del abdomen, el estrecho superior de la pelvis y llega a correrse al pulmón e hígado.

“El dolor y otras molestias pueden presentarse en la etapa terminal y, por ello, es importante que los familiares sepan que todo se puede tratar para que su enfermo no sufra hasta el último momento”.  

Entre las estadísticas de atención del Servicio de Cuidados Paliativos del Incan destaca que

2 mil pacientes nuevos son atendidos cada año

80 por ciento de éstos son terminales y fallecen en seis meses

20 por ciento son personas con cáncer de mama o de próstata avanzado

5 años de sobrevida tienen esos pacientes con buena calidad