El Incan utilizará moscas para hacer "avatares" de sus pacientes

El especialista Ross L. Cagan, que desarrolló la técnica, ayudará al instituto mexicano a montar un sofisticado laboratorio para encontrar el tratamiento ideal para los enfermos.
Ross L. Cagan, director del Centro para Terapias Personalizadas de Cáncer en la Universidad Mount Sinai.
Ross L. Cagan, director del Centro para Terapias Personalizadas de Cáncer en la Universidad Mount Sinai. (Martín Salas)

México

Ross L. Cagan, director del Centro para Terapias Personalizadas de Cáncer en la Escuela de Medicina Icahn, de la Universidad Mount Sinai, en Nueva York, consolidará con el Instituto Nacional de Cancerología (Incan) la instalación de un nuevo laboratorio de genética en el que las moscas de la fruta serán una especie de avatares para entender, diagnosticar y tratar los tumores.

Cagan usa moscas Drosophila melanogaster (de la fruta), para crear un avatar con toda la información de un tumor, previamente secuenciado, con todas sus mutaciones y niveles de agresividad.

A partir de ese modelo involucra al menos 50 mil insectos para probar las diferentes terapias existentes, efectuar combinaciones de moléculas, medir su toxicidad y efectividad, y finalmente elegir el tratamiento más adecuado.

En el Incan, dijo el experto en entrevista, hay objetivos comunes, basados en entender los problemas de los pacientes y desarrollar modelos que tomen en cuenta la complejidad de los tumores.

¿Por qué asociarse con el Incan?

Estoy buscando socios internacionales. Vine al Incan  porque es un instituto oncológico de vanguardia. Hay gente muy impresionante aquí, estuve con el doctor Luis Alonso Herrera y lo que ellos tienen es muy impresionante.

Nuestra visión es crear una sociedad global con clínicas y científicos como los que conocí en el Incan para abrir nuevos laboratorios basados en genética que puedan crear estas moscas personalizadas como avatares. Estamos listos para asociarnos.

¿En qué consiste la técnica?

Lo que hacemos es que el paciente viene y su tumor es extirpado por los oncólogos. Nosotros tomamos las células de ese tumor y las secuenciamos con la tecnología más avanzada. Eso nos revela todos los errores en el ADN que está causando el tumor.

Una vez que tenemos esa información, buscamos cuidadosamente en esa lista y con esa información construimos, aunque no lo crean, una mosca de fruta personalizada con ese paciente.

Cuando construimos esa mosca, el tumor que sale de ella debe ser similar al del paciente y entonces generamos miles de esas moscas personalizadas, entonces usando robótica les administramos miles de drogas y combinaciones de fármacos y en cada caso la mosca se come el medicamento.

Así buscamos los fármacos que curen a la mosca y una vez que lo hacemos los probamos en otros modelos animales y, si todo sale bien para continuar, regresamos con el paciente con una recomendación muy específica de un nuevo fármaco o coctel de medicinas para tratar ese tumor”.

¿Por qué el cáncer es tan difícil de combatir?

El cáncer crece de nuestros tejidos, por ello es difícil tratar los tumores dejando el tejido sano intacto. En ese aspecto, todos somos conscientes de la gran toxicidad que tienen los tratamientos oncológicos actuales.

¿Cómo han avanzado las terapias?

Esto se puede dividir en cuatro revoluciones. La primera fue la cirugía, extirpar los tumores es un primer paso efectivo, pero frecuentemente hay células malignas que sobreviven para invadir el resto del cuerpo y los crecimientos secundarios pueden ser peligrosos.

Para atacar éstos, la segunda revolución empleó la quimioterapia a fin de envenenar las células que se reproducen rápidamente; este método es el que mata más células cancerígenas en el cuerpo, pero está probado que es tóxico.

La tercera revolución fue la terapia dirigida, en la que identifican las mutaciones en el ADN del tumor y las atacan con medicina de precisión. Esto ha mostrado algo de éxito, pero los tumores comúnmente evaden la terapia.

Recientemente ha emergido una cuarta revolución: la medicina personalizada. En este enfoque los tumores son secuenciados y los fármacos se usan para atacar una de las mutaciones.

¿Por qué la medicina personalizada ha batallado?

Porque cuando el ADN de un tumor es secuenciado encontramos muchos errores genéticos. Focalizar un fármaco a una de esas mutaciones falla en contemplar la complejidad total, por eso es que creamos el Centro para Terapias de Cáncer Personalizadas, para abarcar toda la complejidad del tumor.

¿Cuál es el enfoque de la investigación que realizan en ese centro?

Nosotros hacemos uso de la tecnología Big Data más avanzada para entender el tumor del paciente con una precisión sin precedentes. Específicamente, usamos una tecnología de secuenciación de ADN sofisticada, a fin de descubrir los errores en los genes del enfermo que están causando la neoplasia. Si eso fuera todo lo que hiciéramos, sería similar al resto de los esfuerzos en medicina personalizada que se realizan alrededor del mundo.

No obstante, nuestro enfoque es diferente. Nosotros tomamos todo el complemento de mutaciones y ponemos este complicado grupo de errores genéticos en un modelo de sistema extraordinario: la mosca de la fruta (Drosophila).

Esta increíble criatura tiene un siglo desarrollando herramientas de construcción (de ADN) que la hace el modelo genético disponible más poderoso. Nosotros ponemos todas las mutaciones del tumor de un paciente en ese insecto para crear una especie de mosca personalizada, como un avatar.

Una vez que hemos creado a la mosca personalizada, entonces usamos la robótica para cotejar miles de los archivos personalizados del paciente con miles de medicinas y mezclas farmacológicas.

La meta de este sistema es desarrollar un coctel terapéutico verdaderamente personalizado y entonces trabajamos con el oncólogo del enfermo para dar el tratamiento. Con este enfoque único nosotros abarcamos toda la complejidad del tumor en una manera en la que no se había logrado antes.

¿Han hecho algún estudio de validación para ese enfoque?

Usamos una versión primaria de este enfoque para construir modelos de moscas para un raro y mortal tumor, el carcinoma medular de tiroides (MTC, por su sigla en inglés). Literalmente construimos esas neoplasias en los ojos de las moscas, no eran insectos muy atractivos.

Empleando nuestra robótica para cotejamiento identificamos el fármaco vandetanib como un candidato para el tratamiento. Después de ensayos clínicos subsecuentes ya fue aprobado como el primer estándar de terapia para pacientes con MTC.

Ese éxito me inspiró a cambiar el enfoque de mi laboratorio al descubrimiento de tratamientos para el cáncer.

 

Terapias

 

Además de la quimio y radioterapia, el Incan cuenta con varias opciones de tratamiento para los distintos tipos de cáncer; entre los de vanguardia destacan:

 

Crioablación

Aplicación de frío con agujas que se introducen en el órgano afectado para aplicar un agente criogénico a fin de crear una bola de hielo a menos 180 grados centígrados que congela el tumor.

 

Microondas

Se introduce una sonda hasta el tumor donde se aplican las microondas que producen calor por arriba de los 60 grados centígrados para originar coagulación y necrosis tumoral.

 

Braquiterapia

Es una especie de radiotreapia interna en la que el elemento radiactivo se coloca en un recipiente que está en contacto directo con el tumor, dentro de una cavidad natural del cuerpo.

 

Hormonoterapia

Se usa contra tumores hormonodependientes, como el de seno y el de próstata. Actúa alterando la producción o impidiendo la acción de los estrógenos o de la testosterona sobre los órganos.

 

Inmunoterapia

Actúa sobre los glóbulos blancos que pueden ser estimulados para incentivar la respuesta inmune del cuerpo contra el tumor, con poco o ningún efecto sobre los tejidos sanos.