El Incan estudia las causas de un cáncer ligado al sida

Se asocian para realizar la investigación con un grupo de científicos franceses liderados por Luc Montagnier, ganador del Premio Nobel de Medicina 2008.
Abelardo Meneses, director general del Instituto Nacional de Cancerología.
Abelardo Meneses, director general del Instituto Nacional de Cancerología. (Mónica González)

México

El Instituto Nacional de Cancerología (Incan) se asoció con un grupo de científicos franceses liderado por el ganador del Premio Nobel de Medicina en 2008, Luc Montagnier, quien descubrió el virus de inmunodeficiencia humana, para analizar los casos de sarcoma de Kaposi, un tipo de cáncer que está ligado al sida.

En el caso de los pacientes que desarrollan el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, han detectado que tienen cierta predisposición a dicho tipo de células malignas, aunque la prevalencia de este carcinoma en personas con VIH únicamente se reporta en África y parte de América Latina, incluyendo México, motivo por el que el instituto se ha involucrado en investigar la causa de este fenómeno.

Sarcoma de Kaposi

Abelardo Meneses, director general del Incan, explicó que el sarcoma de Kaposi es un tumor maligno que se manifiesta a través de nódulos en vasos sanguíneos, manchas y bultos en tejidos como las membranas mucosas de la boca, nariz o ano, diversas partes de la piel, en pulmones, tubo digestivo, cavidad bucal y otros órganos, que en etapas avanzadas puede ser altamente letal.

"Vamos a trabajar en el desarrollo de pruebas para detectar a los pacientes que pueden desarrollar sarcoma de Kaposi, con el objetivo de otorgarles tratamiento oportuno. Son pruebas genómicas, esencialmente, para lo cual ya contamos para arrancar (la investigación) con 3 millones de pesos otorgados por la Cámara de Diputados y solo estamos en espera de que la Secretaría de Hacienda los apruebe", detalló Meneses en entrevista con MILENIO.

La investigación y detección resulta esencial ya que, como mencionó, en México este tipo de pacientes con sida y sarcoma de Kaposi se diagnostican en etapas muy avanzadas, cuando resulta poco eficiente otorgar vacunas, quimioterapia, intervención quirúrgica y evitar la metástasis de los tumores.

Cuando este tipo de cáncer evoluciona a etapas muy avanzadas provoca, además de lesiones, pulmonías, neumonías y otras enfermedades oportunistas que reducen considerablemente las expectativas de vida del paciente.

Inclusive, detalló Meneses, "en el país resulta más letal tener este tipo de cáncer que el mismo virus (del sida), sobre todo cuando ya invadió todo el cuerpo", dijo tras acotar que cuadros de este tipo de enfermedades combinadas ya no se ven en Europa, Asia o Estados Unidos.

Con el programa, explicó, "se pretende detectar a tiempo a este tipo de pacientes, muchos de los cuales son atendidos en la Clínica Condesa —donde reciben tratamiento antirretroviral completo—, para evitar que desarrollen ese sacorma y, en caso de ya tenerlo, frenar o detener su evolución"

Las investigaciones científicas que hasta la fecha se han realizado, incluyendo las del equipo de Luc Montagnier, establecen que las personas con VIH/sida tienen 450 veces más riesgo de contraer sarcoma de Kaposi.

"Un paciente inmunocomprometido tiene altas probabilidades de desarrollar múltiples enfermedades, en el caso de este carcinoma, se ha detectado una interacción de las células infectadas con el virus", explicó Meneses.

"La célula pierde su capacidad de reparación... (el sistema inmunológico) no detecta a las que están mutando, no las asesina, por eso empiezan a replicarse y a crecer, causando y formando un tumor", abundó.

Factores desconocidos

No obstante, los especialistas todavía desconocen cuáles son los factores que desencadenan que las personas con sida puedan presentar este tipo de cáncer. "No todos, por supuesto, desarrollan sarcoma de Kaposi. Existe un componente de interacción que queremos detectar en el caso de México", explicó Meneses.

Sobre la importancia de la investigación, el director del Incan resaltó que, de las 200 mil personas que atienden anualmente, 5 mil son pacientes con VIH/sida, y de esa población alrededor de 2 por ciento (100 casos anuales) tiene Kaposi. "Cuentan con cobertura a través del Fondo de Gastos Catastróficos, pero nos llegan en etapas muy avanzadas", detalló.

Hasta ahora, la mayoría de estos pacientes es esencialmente captada en la Clínica Condesa.

"Sabemos que las mujeres con VIH/sida que además padecen cáncer cervicouterino son de las personas más afectadas con este tipo de sarcoma, pero hasta ahora es una incógnita el por qué algunos organismos inmunocomprometidos pueden reparar las células y en otros, por el contrario, resultan más dañadas", comentó.

"Cuenta mucho si además tienen factores de riesgo. Si fuma, si está expuesto a ciertos químicos tóxicos o si se tiene tumor cérvico uterino", aclaró Meneses.

En diversos países se logró tratar a tiempo esta doble enfermedad debido a que desde 1981, cuando se detectaron varios casos en varones con VIH, reportaron partículas virales del tipo herpético en cultivos de tejidos y en biopsias que dieron positivo al sarcoma de Kaposi.

Sangre segura

En México las personas tienen acceso a sangre segura, libre de enfermedades como VIH y otras como la hepatitis C y B, además de la enfermedad de Chagas y el paludismo —males que pueden ser transmitidos por transfusión—, debido a las metodologías utilizadas por los bancos de sangre en 38 países.

Clotilde Estrada, presidenta de la Asociación Mexicana de Medicina Transfusional (Ammtac), explicó que en los bancos de sangre hay "salvavidas anónimos que en forma consciente cuidan su salud y velan por la seguridad de los pacientes que requieren una transfusión de sangre para evitar contagios de distintos tipos de enfermedades, tales como el VIH".

Ayer, en el Día Mundial del Químico que coincide con el de la lucha contra el VIH, Estrada detalló que el promedio de donación en México es de 1.56 por ciento.

Ante representantes de los medios de comunicación, la especialista invitó a todos a donar sangre de manera regular. "Un hombre sano puede donar hasta cuatro veces al año, mientras que una mujer puede hacerlo en tres ocasiones. Cada vez que alguien dona sangre puede ayudar a salvar la vida hasta de cuatro personas".