El Incan define el uso que dará a los 11 mdp recaudados en el Cancerotón

Capacitarán a médicos y enfermeras de Tamaulipas con el objetivo de hacer diagnósticos oportunos, dar tratamientos certeros, reducir costos y disminuir la tasa de mortalidad.
Abelardo Meneses, director general del Instituto Nacional de Cancerología.
Abelardo Meneses, director general del Instituto Nacional de Cancerología. (Juan Carlos Bautista)

México

Integrantes del Comité Técnico del Instituto Nacional de Cancerología se reunieron para realizar propuestas sobre la forma más óptima de emplear los más de 11 millones de pesos recaudados durante el Cancerotón, organizado por su patronato, y definir estrategias de capacitación de personal para tratar el cáncer en los centros oncológicos de Ciudad Victoria y Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Abelardo Meneses, director general del Incan, y su equipo, conformado por Eduardo Cervera, director de Docencia; Ángel Herrera, director general médico y Emma Verástegui, del área de Cuidados Paliativos, consideraron que, además de equipos básicos y sofisticados, es necesario que médicos y enfermeras seleccionados sean capacitados.

“Para qué contar con un gran hospital equipado, si no se cuenta con el personal capaz de manejar esos aparatos y sus instalaciones”, explicó Cervera, tras referir que desde el inicio de la administración de Abelardo Meneses se planteó como plan de trabajo “vincularse de manera efectiva con los centros oncológicos del país”.

La capacitación se dará en un lapso de un año con alguno de los cursos del Incan para cumplir con el objetivo de realizar diagnósticos tempranos, otorgar tratamientos certeros, reducir los costos de estos y disminuir la mortalidad.

“Con el gobierno de Tamaulipas y también con otros estados se están identificando las necesidades de capacitación de recursos humanos en posgrado de residentes, médicos generales y enfermeras, a fin de otorgar el conocimiento clínico del instituto en todas las especialidades”, abundó el director de Docencia.

Proyecto ambicioso

Se trata, explicó Cervera, de un proyecto ambicioso, por lo que en los próximos días se convocará a 30 universidades del país a que firmen un convenio para incluir la materia de tumores malignos dentro de su cátedra, de la currícula y tira de materia de los estudiantes y futuros médicos.

En México solo una de cada 10 escuelas y facultades de medicina imparte oncología como materia básica obligatoria, por ello el Incan propone otorgar a los demás centros del país las herramientas pedagógicas que tiene, a través de capacitación directa con aulas virtuales y educación a distancia.

Por su parte Ángel Herrera, director general medico del Incan, refirió que luego de conocer el centro oncológico de Ciudad Victoria y sus necesidades, es necesario comenzar a formar una gran bolsa de recursos, comenzando con lo obtenido en el Cancerotón, para resolver cuestiones básicas dentro de sus instalaciones como la adquisición de un acelerador lineal para no dañar tejido sano y crear un área de cirugía e internamiento.

“En la aplicación de radioterapia se cuenta con un equipo básico, una bomba de cobalto. En este momento, lo ideal para irradiar a un paciente es usar un acelerador lineal. Ahí viene una primera necesidad, ellos tienen el espacio. Además sería conveniente para complementar este equipamiento un aparato de terapia superficial para radiar tumores en la piel”, detalló Herrera.

También, abundó, hace falta “un espacio quirúrgico; hasta ahora los pacientes se operan en otro hospital. El centro oncológico no está acondicionado ni tiene la infraestructura para operar a pacientes e internarlos en la misma zona, pero sí para un área pequeña para la toma de biopsias, colocar catéteres (dar quimioterapia) y atender complicaciones menores”.

Herrera explicó que, aunque en salud ningún recurso es suficiente, se requiere no solo del Cancerotón, sino del apoyo de empresarios, organizaciones, gobierno local y federal para tener “centros oncológicos adecuados, eficientes, que respondan a la necesidades de la población”.

Otra de la propuesta, dijo Emma Verástegui, es que “dentro de ese esfuerzo de descentralizar los servicios de salud oncológicos, de empoderar a los estados, es necesario crear áreas de cuidados paliativos que contribuyan a que disminuir el dolor crónico, a acompañar a la familia en este proceso, lo que ayuda a la adherencia al tratamiento”.

Programa nacional

Por su parte, Meneses explicó que el patronato del Incan es pieza clave para cumplir con la orden del presidente Enrique Peña Nieto para consolidar un programa nacional contra el cáncer que contribuya a homologar los criterios de atención de IMSS, Issste, Sedena, Marina y los institutos de la Secretaría de Salud, incluyendo los estatales.

“En esta evaluación hemos detectado que muchos centros oncológicos tienen una infraestructura muy básica y se requiere de un mínimo de condiciones para que se abra un centro viable”, comentó el director del Incan.

“El instituto, como parte de esta coordinación, da la asesoría de lo que se requiere para que un centro oncológico sea funcional y, por otro lado, para que nosotros capacitemos al personal en las distintas disciplinas, porque el cáncer es una enfermedad muy compleja”, señaló.

El Incan está iniciando esa tarea en Tamaulipas, donde se realizó el primer Cancerotón.

“Platicaremos con el secretario de Salud estatal para que, bajo nuestra asesoría, le demos un mejor uso a los recursos económicos, que se traduzcan en equipamiento, pero también que se enfoquen en la capacitación, una de las finalidades que persigue el Patronato del Incan”, señaló Meneses.

El director del Incan consideró esencial que en este proceso de análisis y optimización de recursos haya transparencia con los aportados por el Seguro Popular.

“Vamos a avanzar en la descentralización, a fortalecer a los estados, como Tamaulipas, donde vemos alta prevalencia de casos de cáncer (13.8%), con un índice de mortalidad elevado (2 mil 600 decesos en 2013). Hay que continuar con una agenda robusta de campañas como la antitabaco, y elevar la calidad de atención, diagnóstico y tratamiento para reducir los decesos prevenibles”, concluyó.