El Incan anuncia alianza con el Colegio de Medicina Baylor

Acuerdan convenios de prevención e investigación para fortalecer la campaña Un Minuto contra el Cáncer y descifrar marcadores genéticos.
Derrick E. Parker, vicepresidente de Desarrollo de Negocios del BCM, recorrió la nueva torre del Incan.
Derrick E. Parker, vicepresidente de Desarrollo de Negocios del BCM, recorrió la nueva torre del Incan. (Héctor Téllez)

México

El Colegio de Medicina Baylor  (BCM, por su sigla en inglés) y el Instituto Nacional de Cancerología (Incan) concretarán en julio convenios de prevención e investigación que permitan fortalecer la campaña Un Minuto contra el Cáncer, así como descifrar marcadores genéticos que influyen para que entre mexicanos algunos tumores se expresen con más agresividad y más temprano.

Derrick E. Parker, vicepresidente de Desarrollo de Negocios del BCM, localizado en el Centro Médico de Texas, en Houston, y Luis Alonso Herrera Montalvo, director de Investigación del Incan, explicaron que dicha alianza resulta estratégica para frenar el acelerado crecimiento del cáncer en México.

Los protocolos, coincidieron, servirán para desarrollar terapias farmacológicas que eleven o bien prolonguen la calidad de vida de los pacientes; así como para crear métodos de diagnóstico temprano —inclusive desde el nacimiento— y nuevas políticas de salud que reduzcan los altos costos por tratar la enfermedad.

En la primera etapa de investigación conjunta, las dos instituciones se dedicarán a entender a profundidad el comportamiento del cáncer de mama entre mexicanas radicadas en ambos países. Después continuarán con neoplasias de estómago,  próstata y pulmón.

Para lograrlo se van a auxiliar de lo más sofisticado en tecnología genómica, protónica, lipidómica y aquella destinada a dimensionar hasta las mínimas moléculas de los tumores malignos.

También dijeron que incluirán una especie de test para identificar factores que influyen en el desarrollo de tumores de mama agresivos, más allá del estilo de vida.

En entrevista, Parker detalló que en Houston existe una alta demanda de atención de servicios médicos de parte de la población de origen mexicano. Por ello, con los protocolos y proyectos de investigación conjuntos pretenden descifrar qué es lo que genéticamente comparten estos pacientes.

Hasta ahora lo que han detectado, precisó Parker, es que en ambos lados de la frontera los mexicanos siguen desarrollando cáncer a edades más tempranas —con 10 años de anticipación—, con respecto a la población oriunda de Estados Unidos y de Europa, y que sus tumoraciones son altamente letales. “Queremos analizar todo para encontrar respuestas”.

Herrera Montalvo agregó que “aquí o allá seguro tienen una predisposición genética por el hecho de ser mexicanos, pero lo interesante es saber qué propicia que los tumores se desarrollen antes y sean más malignos”.

Luego de recorrer la nueva torre del Incan, cuya inauguración está programada para el 4 de abril, Parker y Herrera Montalvo detallaron algunos aspectos del protocolo de investigación. Por ejemplo, México aportará 250 casos de cáncer de mama avanzado, previamente reclutados, seleccionados y que han sido objeto de estudio desde hace un año por parte de la UNAM.

En esta investigación  ya se han invertido alrededor de 50 millones de pesos.