Inauguran exposición para festejar a Raúl Anguiano

La muestra logró convocar a poco más de 100 amantes de la plástica y funcionarios de dependencias implicadas.

Guadalajara

Anoche se inauguró la exposición La Espina. La expedición a Bonampak de 1949 Raúl Anguiano 100 años de su natalicio que la Secretaría de Cultura de Guadalajara preparó para celebrar el Centenario del destacado pintor jalisciense en el Museo que lleva su nombre. El acto convocó a decenas de amantes de las artes plásticas de la ciudad.

Otras instituciones implicadas en la organización son el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y la Secretaría de Cultura de Jalisco (SC).
Entre los poco más de cien asistentes a la inauguración se encontró a Brigita Anguiano, viuda del destacado pintor y representantes de las dependencias
mencionadas.

Tal y como se publicó ayer en MILENIO JALISCO, la muestra está basada en el viaje que el pintor realizó con otros colegas a la Selva Lacandona en busca de las ruinas de la ciudad maya Bonampak, según anunció Gutierre Aceves, curador de la exposición, quien agregó que este tema no se había tocado y que es clave para ver con nuevos ojos la obra de Raúl Anguiano.

“Fue todo un acontecimiento importante por lo que representa Bonampak para la cultura mexicana y la experiencia de la expedición que fue cubierta de manera multidiscplinaria”. Acorde al académico en el diario de viajes del artista, que es una de las piezas fundamentales de la muestra, se revelan las experiencias, emociones y apreciaciones del pintor sobre el mundo prehispánico, la selva, los lacandones con los que convivió de manera cotidiana y no con fines antropológicos, la estancia en Bonampak, la tragedia, y el regreso.

“Anguiano logró disertar con gran fineza sobre las características del mural de Bonampak y sus diferencias con el mural europeo. Tiene una revaloración y un nuevo acercamiento al mundo prehispánico in situ, o sea viviendo ahí”, asegura el curador y agrega que el pintor manifestó haber descubierto “una gran riqueza en las valoraciones sobre los personajes reales, sobre los herederos de una tradición antiquísima y perdida de los mayas”. 

A partir de eso Anguiano realizó muchos bocetos en su diario y produjo muchísimos dibujos y acuarelas, “entre ellos la pieza más significativa del viaje. Se puede apreciar la foto de la indígena que se sentó a sacarse la espina y las referencias a ese hecho”, explica el experto. 

Anguiano y sus compañeros de viaje A Herman Charles Frey se le reconoce junto con John Bourne como descubridores de Bonampak. Frey logró convencer a Diego Rivera y a David Alfaro Siqueiros para que consiguieran los fondos para documentar el descubrimiento. Fernando Gamboa fue uno de los fundadores y subdirector del INBA, a quien se le encomendó la expedición, y se alió con Carlos Frey. El grupo estuvo integrado por el técnico en pigmentos Arturo Sánchez Flores, fotógrafo Manuel Álvarez Bravo, el camarógrafo Luis Morales, el periodista Arturo Sotomayor, el escenógrafo Julio Prieto, con el apoyo de Franco Lázaro Gómez. Durante el viaje fallecieron Franco y Frey cuando la barca en la que viajaban en busca de una planta de luz se volcó.