Inauguran la muestra 'Titanes de la historieta mexicana del siglo XX'

Exposición organizada por el grupo Tlacuilos, Ilustradores, Caricaturistas e Ilustradores.
Podrá verse hasta el 12 de agosto.
Podrá verse hasta el 12 de agosto. (Jorge González)

México

Entre las imágenes montadas en el interior de la Capilla Británica hay un poco de todo: fotonovelas, fotografías, caricaturas, historietas que no resultan tan conocidas a primera vista, pero también nombres que forma parte de la historia de la caricatura en México. Todos ellos protagonistas de la exposición Titanes de la historieta mexicana. Siglo XX.

Organizado por el TICH (Tlacuilos, ilustradores, caricaturistas e historietistas), se trata de una oportunidad de rendir homenaje a algunos de los grandes caricaturistas e historietistas mexicanos, en lo que se convierte en un acercamiento a su desarrollo a lo largo del siglo pasado y, en especial, mostrar la diversidad y calidad de los artistas mexicanos, en palabras de Ricardo García Aramis, coordinador del TICH, fundado por don Rolando Morales Estévez.

"A raíz de que organizamos una serie de homenajes a don Gabriel Vargas, que nos permitió hacer un recorrido por diversas zonas de la Ciudad de México y otras partes del país, se nos ocurrió recuperar el trabajo de otros creadores, muchos de ellos un tanto olvidados, además algunos más contemporáneos."

Así, en el acto de inauguración de la muestra, se rindió homenaje a Ricardo Salazar Berber, quien fue de los iniciadores del cartón deportivo, allá por 1958; de Luis Borja o de Ángel Mora, el mítico dibujante de Chanoc, además de a Paco Baca y a Luis Xavier Sáenz de Miera.

Los cinco personajes fueron homenajeados anoche en la Capilla Británica Centro Cultural Juan Ruiz de Alarcón con la entrega de un diploma por parte de la delegación Cuauhtémoc, y de una placa otorgada por la asociación cultural Tlacuilo, cuya labor se inicia desde el Museo de la Caricatura y tiene como apuesta primordial el llevar esos trabajos a un mayor número de personas.

Dos titanes

Para Ángel Mora, el haberse dedicado a la profesión no siempre deja lo que la mayoría de la gente cree, "el dinero queda a veces con los editores, pero nos deja la satisfacción de tener amigos, a veces de viajar, lo que no ha dejado de ser muy grato".

"Hasta la fecha estoy trabajando, a veces me da la una de la mañana y yo sigo trabajando. Empecé desde los 18 años de edad con el maestro Valdiosera, quien en ese tiempo producía cinco historietas. A lo largo de este tiempo he trabajado con la familia Vargas Dulché, hice la revista El Payo y en Alma Grande: ahora, el ambiente ha venido a menos desde hace algunos años, porque la mayoría de los editores empezaron a ver que el porno les dejaba más que las historietas y en la actualidad no hay historieta mexicana."

En el caso de don Ricardo Salazar Berber fue hacia 1958 cuando comenzó a desarrollar el cartón deportivo, con lo que abrió una brecha para los mismos cartonistas, lo que se dio luego de que no quisieron publicarle varios cartones políticos, porque criticaba al "al amigo del compadre del secretario particular del subsecretario tal o cual".

"Como me encantaba el deporte desde joven y siempre estaba atento a lo que sucedía, se me ocurrió criticar a todos los dirigentes deportivos y no se me escapó ninguno en mi tiempo; incluso, como había trabajado con algunos gringo haciendo películas de dibujos animados, me puse a dibujar a las mascotas, a las chivas, a los diablos. En ese tiempo, el América no tenía mucha personalidad, le llamaban 'los cremas'", recuerda don Ricardo.

Ubicado en la esquina de San Cosme y Circuito Interior, el Centro Cultural Juan Ruiz de Alarcón albergará hasta el 12 de agosto la exposición Titanes de la historieta mexicana. Siglo 20 con la cual se termina una primera etapa de colaboración entre la delegación Cuauhtémoc y la asociación Tlacuilo, mediante la cual se permitió organizar tres exposiciones en ese espacio para hacer una revisión lo más completa posible de la caricatura mexicana.