Impuesto a refrescos salvará 18,900 vidas, según estudio

Científicos de la Universidad de California aseguran que ese gravamen en México también puede ahorrar 983 millones de dólares en gastos sanitarios.
Las bebidas altamente calóricas contribuyen al descontrol del peso corporal.
Las bebidas altamente calóricas contribuyen al descontrol del peso corporal. (Especial)

Washington

El impuesto que decretó México a las bebidas azucaradas en 2014 salvará aproximadamente 18 mil 900 vidas de adultos de entre 35 y 94 años y reducirá el impacto de la diabetes y otras enfermedades en el país, según un estudio publicado ayer en Estados Unidos.

El análisis divulgado en la revista especializada PLOS Medicine también indica que el gravamen puede ahorrar 983 millones de dólares en costes de sanidad únicamente por  los posibles gastos relacionados con la atención y prevención de la diabetes y sus complicaciones.

La investigación encabezada por la doctora Luz María Sánchez Romero es obra de un equipo de científicos de la Universidad de California dirigido por la especialista Kirsten Bibbins Domingo.

En la justificación, Sánchez Romero destacó que “aunque los datos de los consumidores sugieren que el gravamen ha resultado en una disminución en las compras de bebidas altamente calóricas, se sabe poco sobre el impacto que tendrá el impuesto sobre la carga de la enfermedad y los costos de atención médica en México a largo plazo”.

Menos consumo

A fin de atajar esa epidemia de obesidad y diabetes, el gobierno mexicano introdujo en 2014 un impuesto especial de a todas las bebidas azucaradas, que son altamente calóricas y contrubuyen al descontrol del peso corporal.

En su estudio, los investigadores emplearon una versión para México de un modelo de enfermedades cardiovasculares desarrollado en Estados Unidos, que se llama Cardiovascular Disease Policy Model, así como datos de encuestas sobre el consumo promedio en los hogares mexicanos antes y después de la creación del gravamen.

Aparte de las conclusiones ya mencionadas, los científicos vaticinan que “el impuesto especial evitará alrededor de 189 mil 300 casos de incidencia de diabetes tipo 2, así como 20 mil 400 accidentes cerebrovasculares, como infartos al miocardio y apoplejías”.

Para obtener esos beneficios el modelo de los científicos proyectó un escenario en el que la reducción del consumo de refrescos fuera apenas de 10 por ciento y con 39 por ciento de compensación de calorías entre adultos mexicanos, “dada la incertidumbre sobre el grado en que reemplazarán las de las bebidas azucaradas con las de otras fuentes”, acotaron.

 “Los mexicanos consumen un gran volumen de bebidas azucaradas (SSB), un factor de riesgo evitable para la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares”, destacó en el texto Sánchez Romero, quien también se ha desempeñado como investigadora de la Dirección de Políticas y Programas de Nutrición,  del Instituto Nacional de Salud Pública.

Problema grave

México registra el mayor número de fallecimientos por diabetes de Latinoamérica de acuerdo con un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado en abril de este año, que además reveló que la enfermedad es la cuarta causa de mortandad.

El impuesto, aseguraron los autores del estudio, “puede ser un componente importante en la estrategia polifacética del gobierno mexicano para reducir la epidemia de obesidad y diabetes en el país”.

Laura Schmidt, investigadora de la Universidad de California  que no participó en este estudio, señaló el 17 de octubre en la Cámara de Diputados que “la industria refresquera niega los daños de su producto y combate medidas efectivas de salud pública, como el impuesto a esas bebidas”.

Schmidt aseguró que “los diputados y senadores que votan iniciativas como medidas fiscales deben tener cuidado en distinguir si la información con la que cuentan para legislar es evidencia científica libre de conflicto de interés o si se trata de estudios financiados”.

La investigadora subrayó que los legisladores solo deben tomar en cuenta una investigación “si ha sido publicada en prestigiadas revistas científicas y revisada por pares”.  

impuesto que decretó México a las bebidas azucaradas en 2014