Iluminan centenario de la Prepa 1

La celebración concluyó con la Banda del Estado.
Conmemoran Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco
Conmemoración del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Ante un público de casi 600 personas, la mayoría estudiantes matriculados en la Escuela Preparatoria de Jalisco, muchos aún con mochilas sobre hombros presenciaron los festejos del centenario la noche del martes pasado. El programa contempló conferencias, la exhibición de un video y la iluminación de los muros del edificio con luz artificial y el cielo con fuegos pirotécnicos. Las actividades se desarrollaron a las afueras del acceso principal del recinto, sobre la calle de General Arteaga que para la ocasión fue cerrada a la circulación vehicular.

El 10 de septiembre de 1914 el gobernado Manuel M. Diéguez decretó la creación de la Escuela Preparatoria de Jalisco, que en el uso coloquial se conoce como la prepa 1. Un siglo después, el plantel continúa sus funciones en el inmueble que inicialmente fue oratorio de monjes agustinos.

En medio de la calle fue dispuesto un entarimado en el que se realizó una conferencia en la que se expusieron los logros, las vicisitudes, el pasado, el presente y el futuro Prepa 1.  La mirada de los espectadores se posaron en un par de enormes pantallas LED que estratégicamente colocadas a las laterales exhibían un video conmemorativo que contaba el recuerdo desde los orígenes, en el remoto 1914, pasando por fechas de importancia y hasta hoy. Una vez concluido el video y ante la sorpresa de muchos de los allí presentes, los fuegos pirotécnicos hicieron su estruendosa aparición, cual crisantemos de diversos colores florecieron en el nublado cielo tapatío formando con luces el número 100.

Enseguida el público se encaminó hacia la entrada principal hasta llegar al patio central del recinto, en donde en silencio sobre el escenario aguardaba la Banda de Música del Estado que gala de sus interpretaciones daría el acorde final a la conmemoración. En su particular dotación musical interpretaron Las Mañanitas y continuaron con una presentación de no más de cuarenta y cinco minutos. Ante el aplauso efusivo de los presentes y al mudo inmueble que lucía de acuerdo a la fiesta, elegante, altivo y orgulloso concluyó el festejo.