El IPN crea casa "inteligente" y resistente a terremotos

El prototipo monitorea índices de confort como temperatura, humedad, ruido y la iluminación en los espacios habitables del inmueble.
La construcción servirá también para investigar los materiales que se usan en la industria.
La construcción servirá también para investigar los materiales que se usan en la industria. (Especial)

México

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) diseñaron y construyeron una casa prototipo domótica, en la que se pueden monitorear los índices de confort como la temperatura, la humedad, el ruido y la iluminación en espacios habitables, con la finalidad de “vivir de una manera más inteligente”, detallaron en un comunicado.

Este prototipo tiene planteada una estrategia de mercado con un objeto doble: colocarlo como un producto comercial y realizar un proceso de vigilancia tecnológica, o emplearlo en la industria de la construcción para la investigación y mejoramiento de materiales.

La coordinadora general del proyecto, Claudia del Carmen Gutiérrez Torres, explicó que una de las ventajas del diseño del IPN es que “se tiene la capacidad de variar la inclinación del techo y la colocación de las ventanas con la finalidad de evaluar estos efectos en el confort de los habitantes en un espacio habitacional real”.

Adaptable

En caso de comercializarla, la casa está equipada con sensores inalámbricos, los cuales transmiten la información derivada de las mediciones realizadas en el interior de ésta a sistemas remotos de adquisición de datos como celulares o tabletas a través de una aplicación.

Dicha información puede ser procesada con un software que mostrará gráficas de monitoreo y análisis en tiempo real para poder mejorar las condiciones de confort de los habitantes.

La casa cuenta con una red inalámbrica de sensores para el monitoreo continuo de humedad, temperatura, iluminación y ruido para la medición de los niveles de confort de una habitación.

Esta red inalámbrica estará instalada en la estructura de la construcción para comparar distintos materiales de la habitación y diferentes distribuciones de espacio, con el objetivo de contar con información relativa a las diferentes opciones de construcción.

Analizados y capturados los datos obtenidos por la red de sensores, se concentrarán en una computadora con conexión a internet para ser transmitidos a un dispositivo móvil o computadora de escritorio a distancia, formando una red domótica, para poder analizar dicha información.

A partir de los datos observados en la habitación, se pueden tomar decisiones sobre abrir o cerrar puertas, ventanas o cortinas y controlar la temperatura utilizando un sistema de aire acondicionado.

El propio usuario, antes de llegar a su casa, podrá tomar decisiones sobre el consumo de energía al prender la luz o el aire acondicionado, cerrar las ventanas o cortinas para que los niveles ambientales sean de su agrado.

Resistente a sismos

La casa prototipo domótica tiene como característica especial que es resistente a sismos. Su diseño también prevé la posibilidad de variar aberturas en paredes y diferentes materiales constructivos.

Para el diseño estructural se tomaron en cuenta diferentes escenarios de inclinación de techo y paredes, así como distintos materiales, como block, tablarroca, PET y Structural Insulated Panel (SIP).

El SIP se usó para el techo por las ventajas de bajo costo, su menor tiempo de colocación y porque reduce hasta 15 por ciento el peso total de la obra.

“Utilizamos dos muros de tabique convencional y dos muros de material denominado cempanel, que es un material con aisladores térmicos y acústicos. Se aplicó el método sísmico simplificado para determinar valores de cargas muertas, vivas y de lluvia”, explicó Ramsés Rodríguez, otro especialista involucrado en el proyecto.

La coordinadora general del proyecto explicó que otra ventaja es que en la casa se pueden reemplazar dos de las paredes con la finalidad de evaluar los efectos del uso de diferentes materiales de construcción, lo cual puede ayudar a las empresas del ramo a mejorar sus productos.

“El prototipo puede ser de ayuda para escuelas que cuenten con las carreras de ingeniería civil, arquitectura e ingeniería ambiental, así como para compañías constructoras que deseen optimizar sus métodos de construcción, probar materiales y formas que conduzcan a procesos sustentables de construcción”, expresó la científica politécnica.

Gutiérrez Torres aseguró que la casa prototipo puede constituir un equipo de laboratorio en donde se pueden probar distintos materiales de construcción, inclinaciones del techo y localización de las ventanas para verificar el efecto de dichos cambios en los índices de confort que se tienen en los espacios habitables.

Como resultado de esta investigación científica y tecnológica, la información actualmente está sometida en dos revistas indexadas y se publica en congresos nacionales e internacionales, resaltó.