INAH clausura mina por el hallazgo de una osamenta

También había petrograbados, esculturas y piezas de jade en el sitio que se encuentra en el ejido de Pueblo Nuevo, en Tepeji del Río, y donde se llevaba a cabo la explotación de piedra.
Se necesita a los ejidatarios y autoridades locales para resguardar los lugares, dice el delegado.
Se necesita a los ejidatarios y autoridades locales para resguardar los lugares, dice el delegado. (Arturo González)

Pachuca

Personal de la delegación en Hidalgo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) clausuraron las obras de explotación de la mina Peña del Venado debido al hallazgo de una osamenta humana, presumiblemente de un niño, y la existencia de petrograbados.

La mina que se encuentra en el ejido de Pueblo Nuevo, en Tepeji del Río, fue clausurada con sellos del INAH, colocados por personal de la institución y por autoridades locales, al considerar la explotación de la mina como ilegal, y que daña los vestigios históricos que aún se conservan en el sitio.

De acuerdo con las autoridades, los ejidatarios han encontrado a lo largo de décadas esculturas de piedras con motivos animales y antropomorfos, muchas de ellas perdidas o vendidas a particulares, en especial piezas de jade, y que últimamente se dio el hallazgo de entierros ceremoniales, lo que confirmó la versión de ser un centro de suma importancia para los primeros pobladores de la región.

Pero fue la osamenta de un menor de edad la que detuvo la extracción de piedra de la mina, gracias a una notificación anónima al Centro INAH Hidalgo hecha por los ejidatarios.

Personal del INAH refirió que los ejidatarios dicen que el robo de piezas fue una constante por años, un sitio donde existen petrograbados con formas de venados, y que desde el año 2000 era un sitio protegido por la dependencia federal.

Según se explicó, de esta mina se extrajo por años piedra que fue vendida para la construcción de cimientos o fachadas de casas o bardas, e incluso refieren que los campesinos aseguran que ese material fue útil en la obra de la Planta Tratadora de Aguas Residuales y el Túnel del Emisor Oriente.

Pero no solamente fueron hallados en el sitio vestigios de culturas prehispánicas, se asegura que en un tiempo se dio con osamentas y armas correspondientes a principios del siglo veinte, presumiblemente de personas que murieron durante la revolución mexicana.

Al respecto, el delegado en Hidalgo del INAH, Rodolfo Palma Rojo, aseguró que la dependencia ha estado atenta a los llamados y denuncias hechas para proteger los vestigios que se conservan en Hidalgo, una tarea complicada si se toma en cuenta que en todo el estado se guardan evidencias del pasado prehispánico de este territorio.

“Actualmente tenemos abiertos al público apenas cuatro sitios arqueológicos, pero tenemos conocimiento que son por lo menos 400 los que existen, sin contar cuevas y petrograbados en un sitio tan extenso como el Valle del Mezquital, por eso es necesaria la cooperación de ejidatarios y autoridades locales para resguardarlos, lo mismo que una tarea de sensibilización al respecto”.

Explicó que además, en distintos municipios hay construcciones que son consideradas monumentos históricos, y que la demolición o labores de remodelación de estos edificios deben ser avalados por el INAH para evitar multas a sus propietarios.

Claves

Vestigios de ultratumba

- Personal del INAH clausuró la explotación de la mina Peña del Venado, después de un reporte anónimo sobre el hallazgo de una osamenta, al parecer de un niño.

- En el sitio se sabe de la existencia de petrograbados, y el hallazgo en el pasado de vasijas, estatuillas y piezas de jade.

- El delegado en Hidalgo del INAH, Rodolfo Palma, aseguró que aquí hay hasta 400 sitios arqueológicos sin explorar,  y estas denuncias permiten resguardar vestigios.