El IMSS realiza un censo sobre enfermos renales

Es uno de los padecimientos que más absorben el presupuesto; en una década uno de cada cuatro pacientes requerirá algún tipo de terapia.
Se tienen registrados más de 9.5 millones con este tipo de males.
Se tienen registrados más de 9.5 millones con este tipo de males. (Omar Meneses)

México

El Instituto Mexicano del Seguro Social inició un “censo fidedigno” sobre el número de pacientes que padecen enfermedades renales para efectuar una planeación del tratamiento que se les debe otorgar, pues son padecimientos que absorben buena parte del presupuesto sanitario.

“En el tema de enfermedades renales trabajamos en hacer un censo fidedigno, porque el tratamiento es muy caro, y así  aseguramos la confiabilidad y planear bien los servicios que necesitamos darles a los pacientes”, dijo José Antonio González, director general del IMSS.

La insuficiencia renal crónica, que es cuando los riñones dejan de funcionar, crece de manera acelerada (11 por ciento anual en la población mexicana) debido al alto porcentaje de diabéticos y obesos que existen en el país.

En México se tienen registrados más de 9.5 millones de personas con enfermedad renal crónica, de las cuales alrededor de 150 mil están en fases avanzadas, y cerca de 70 mil reciben tratamientos sustitutivo como diálisis, hemodiálisis o trasplante renal, de acuerdo con la Federación Mexicana de Enfermos y Trasplantados Renales A.C. (Femetra).

Omar de Jesús, director de esta federación, explicó que el manejo de un paciente con insuficiencia renal crónica, que requiere hemodiálisis en un centro hospitalario, supera los 9 mil 631 dólares anuales; el de un paciente en diálisis peritoneal ambulatoria es de 5 mil 643 dólares, mientras que un paciente con trasplante renal representa un costo anual de 3 mil dólares.

Según datos del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) de las 15 mil 738 personas que encuentran en la lista de espera, 8 mil 126 requieren un riñón, y solo 2 mil 500 fueron trasplantadas este año.

Señaló que la tasa de crecimiento de enfermos renales en el país es preocupante, con un crecimiento de 11 por ciento anual, por ello no alcanzarán los recursos para atender a toda la población con obesidad o diabetes. Se calcula que en menos de una década, uno de cada cuatro pacientes requerirá de algún tipo de terapia.

Por ello Federación Mexicana de Enfermos y Trasplantados Renales, la Sociedad Mexicana de Trasplantes y el Cenatra crean un Registro Mexicano de Seguimiento de Trasplantes, y realizan guías de atención médica que cumplan con los estándares mínimos de calidad.

Omar de Jesús puntualizó, en entrevista para MILENIO, que se trata de lograr el funcionamiento correcto de la capacidad instalada y los recursos humanos involucrados en la procuración y trasplante.

 “Que cada trasplante realizado tenga una vida útil lo más prolongada posible. Es de carácter fundamental contar en México con guías de práctica apegadas a estándares internacionales y que los inmunosupresores —requeridos para evitar el rechazo de un órgano— que se otorgan en las instituciones públicas, cumplan con los requisitos de calidad y seguridad”, concluyó.

Reducción de hepatitis C

Organizaciones civiles y senadores acordaron impulsar la creación de un Programa Nacional para Reducir la Hepatitis C hasta erradicar el contagio de dicha enfermedad viral causante de 57 por ciento de los casos de cirrosis y 78 por ciento de los cánceres de hígado, lo que las convierte en una de las principales causas de muerte.

Fernando Enrique Mayans Canabal, secretario de la  Comisión de Salud en el Senado de la República, manifestó que “México debe estar preparado ante los avances científicos contra esta enfermedad, que auguran la posibilidad de erradicar y frenar el desarrollo de otros males que aquejan al hígado”.

El senador advirtió que la hepatitis C tiene varios factores de riesgo a tomar en cuenta, comenzando por todas aquellas personas que hayan recibido una transfusión de sangre antes de 1995, quienes utilizan tatuajes, piercings, drogas intravenosas, o por el uso de equipo mal esterilizado y contaminado para procedimientos dentales, pedicure y manicure. Detalló que este problema de salud afecta a alrededor de 1.4 millones de personas en México.