Salen a la defensa del IJAH artistas y académicos

El colectivo respaldará la petición con firmas que han comenzado a recabar.
Juan Gil Flores, director del Instituto Jalisciense de Antropología e Historia y uno de los inconformes con el decreto de disolución
Juan Gil Flores, director del Instituto Jalisciense de Antropología e Historia y uno de los inconformes con el decreto de disolución (Enrique Vázquez)

Guadalajara

L a iniciativa de eliminar del organigrama público al Instituto Jalisciense de Antropología e Historia (IJAH) aprobada el pasado 17 de julio por la LX Legislatura del Congreso del Estado (MILENIO 31/07/2014) ha levantado el descontento del sector intelectual. Dado que la moción no ha sido publicada en el Diario Oficial de la Federación, artistas y académicos toman la iniciativa de salir a la defensa del instituto que resulta una valiosa fuente de información.

“Tristemente estamos viendo apagar una luz más de nuestra cultura, un país que pierde su cultura, pierde su identidad. La gran ignorancia sobre los temas culturales prevalecen en nuestros representantes del Congreso del Estado de Jalisco”, así lo dice Alberto Gómez, fundador del Centro Cultural Punto de Arte y Presidente de la Asociación Jalisciense de Artistas (AJA) que aglutina a poco más de 100 miembros entre pintores, escultores y músicos que harán llegar al ejecutivo su inconformidad de manera escrita.

De acuerdo con Gómez, la comunidad jalisciense, en especial antropólogos, artistas, estudiantes, catedráticos, notarios, e investigadores se encuentran integrando el manifiesto en el que expresan su consternación ante la decisión de eliminar el instituto que fue fundado por Agustín Yáñez y José Parres Arias en 1959.

El colectivo recurre al refrán “es de sabios recapacitar”, con esta idea esperan lograr que se rectifique la situación ya que coinciden en la suposición “que el gobernador (Aristóteles Sandoval Díaz) y el coordinador de la bancada del PRI (Rafael González Pimienta) no estaban enterados de la trayectoria de  tal instituto. Lamentamos que la administración actual haya  puesto en la lista de cosas no importantes nuestra cultura y nuestra identidad tapatía” considera el también arquitecto.

Gómez, a través de la AJA, se encuentra reuniendo firmas para entregar al gobernador del estado el libro de peticiones la próxima semana. Exhorta especialmente a profesores y egresados de la licenciatura de Antropología de la Universidad de Guadalajara y público en general.

Además de los miembros de la AJA, se suman la catedrática María de la O; el maestro Juan Gil Flores, actual director del IJAH, los historiadores Hugo Torres y José Luis Razo Zaragoza y Cortés, autor cuyas publicaciones son parte del acervo del instituto, así como el abogado Óscar Ibarra, en representación de un grupo de notarios.

Los interesados en sumarse a la moción pueden comunicarse al teléfono 33 30 91 35.

Guías del IJAH según el decreto de su fundación

 

El IJAH fue creado en 1959, con el propósito de conservar y acrecentar el patrimonio cultural de Jalisco y el fomento de las investigaciones antropológicas e históricas regionales.

Se rige por un consejo en el que se incluye a un representante de la Secretaría de Cultura, el director del instituto, un representante del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), otro de la Secretaría de Educación, otro de la Universidad de Guadalajara y de la Secretaría de Finanzas además de un representante de la iniciativa privada por invitación del gobierno del Estado.

Entre sus funciones están la exploración, vigilancia, conservación, restauración, y reconstrucción de los monumentos históricos y artísticos de Jalisco, muebles e inmuebles previa la autorización respectiva de las autoridades competentes en los términos de la Ley. El organismo debe dedicarse también a realizar investigaciones y estudios científicos de carácter antropológico, etnográfico, lingüístico, histórico y social, en relación con el hombre y el medio jalisciense.

Otras actividades son la facultad de establecer museos, la organización de conferencias, seminarios y cursos permanentes o temporales, particularizando en todo lo posible lo referente al área jalisciense, además de la publicación de obras sobre temas de antropología e historia jalisciense y materias afines.