El ICC prepara un homenaje al destacado pintor Gerardo Murillo

A 50 años de su fallecimiento, el recinto Patrimonio de la Humanidad prepara una gran retrospectiva del artista jalisciense.

Guadalajara

El Dr. Atl fue el pseudónimo de Gerardo Murillo Cornado, tapatío nacido un 3 de octubre de 1875, escritor y destacado pintor que a lo largo de su vida participó en la exploración geológica y vulcanológica; practicó la caricatura, el ensayo y el periodismo. A 50 años de su fallecimiento, el Instituto Cultural Cabañas (ICC), en colaboración con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), prepara una retrospectiva con cerca de 70 grandes obras maestras, que se inaugurará a finales de octubre, aún sin fecha exacta.

Carlos Ashida, curador del recinto comenta que la exposición ha sido “todo un reto de gestión para el Cabañas, ya que para la concreción de dicha muestra se necesitó la participación de varios importantes coleccionistas del país. No hicimos una exposición con lo que encontramos, sino que hubo toda una selección”, destaca Ashida, quien detalla que el público asistente verá por primera ocasión después de muchos decenios, cerca de 35 pinturas, alrededor de 25 dibujos y algunas publicaciones en las que escribió el destacado artista plástico quien “es un personaje que está presente en el imaginario colectivo pero que en Guadalajara no ha habido oportunidad de apreciar su obra”.

El experto rememora que cuando falleció la administración gubernamental estatal de entonces editó un libro pequeño, pero que no está seguro si alguna vez se ha hecho una exposición con la envergadura en que se prepara en este momento ya que siempre su obra ha estado presente pero sólo en muestras colectivas.

“Esta exposición cubre una laguna y aporta al conocimiento de este importante pintor, que abarca varios decenios, es una exposición que pretende enfocarse en una de las múltiples facetas que existe de El Dr. Atl. Esa faceta temprana de su trayectoria justo cuando recién regresa de Europa y su obra está fuertemente vinculada a una visión cosmológica, en sus reflexiones más cercanas a su pensamiento científico”, dice Ashida quien agrega que aún en su paisajismo ortodoxo de su madurez, se palpa esa visión científica en sus cuadros.

El Dr. Atl se pensaba a sí mismo como un ser en relación al cosmos, no sólo como miembro de una sociedad, según comenta Ashida, quien señala que en su obra puede palparse además los materiales propios que logró crear como esa especie de crayón elaborado a base de óleos y resinas.

“El Dr. Atl, llegó a conocer y debatir en contra de la visión del cosmos de Albert Einstein. Recordemos que todavía hasta la década de los 40 prevalecía la visión de que no existía el vacío en el cosmos, sino el éter”. Es interesante saber que el artista jalisciense conoció la teoría de Einstein y la debatió. Ahora sabemos que El Dr. Atl estaba equivocado, pero el acto es interesante”, comenta Ashida.

El montaje de la obra comenzará en próximos días y el propósito es que se inaugure a finales de octubre.

Porqué el “ATL”

Murillo decidió autoadjudicarse el seudónimo Atl, que significa agua en náhuatl y antepuso el título de Doctor en Filosofía, a sugerencia del poeta Leopoldo Lugones. En una carta dirigida a los miembros del Colegio Nacional, en 1951, explica que el cambio de nombre se debe a su interés en tener una manera de referirse a él acorde a su personalidad independiente. Ésta surgió de las circunstancias y no de la imposición de sus padres, así que se autobautizó con “el agua maravillosa de su alegría de vivir”