Huertos urbanos, al rescate de la CdMx

José Flores, líder del organismo encargado de la iniciativa, dice que el objetivo es “reverdecer” hasta 40% del Valle de México antes de 2030.

Ciudad de México

Bajo el eslogan “una persona, un metro verde”, la estrategia de sustentabilidad y regeneración económica, urbana y ambiental Efecto Verde, interviene con 3 mil 600 ecomacetas en la Plaza de la Constitución, para desarrollar el objetivo de reverdecer 40 por ciento del Valle de México para el año 2030.

En entrevista con MILENIO, el maestro en Planeación urbana sostenible y creador del proyecto ecológico, José Antonio Flores, explicó que tras nueve años de investigación y búsqueda su equipo creó un mecanismo modular de fácil implementación, elaborado con plástico reciclado, capaz de almacenar hasta seis litros de agua de lluvia, separarla del sustrato y liberarla cada que la planta necesite hidratación. Conocidos como ecomacetas, los hidromaceteros forman parte de la propuesta para convertir los problemas ambientales en parte de la solución, transformando la generación de residuos que aqueja a la megalópolis en portadores de espacios naturales con potencial de cultivo.

“Ha implicado mucho tiempo identificar a pequeños empresarios que se dedican al reciclaje del plástico y contaran con la tecnología para la maceta, que parece sencilla, pero tiene detrás un gran proceso industrial.

“Así mismo, nos acercamos con los productores agrícolas en la zona chinampera de Xochimilco, quienes son nuestros productores principales. Para reactivarla debemos devolverle el carácter de vivero de ciudad que alguna vez tuvo”, destacó.

Entre la mala calidad del aire, el efecto invernadero y la falta de agua,  Flores subrayó que “otro problema es la falta de calidad de vida” que se da, principalmente, en las colonias de la periferia en la zona metropolitana, y agregó que es ahí en donde “se da el fenómeno llamado ‘Fatiga mental’, causado por la necesidad que tenemos los humanos de tener contacto visual con la vegetación. Hoy somos producto de miles de años de evolución en donde hemos estado en contacto íntimo con la naturaleza y en las últimas décadas, el hombre, por primera vez, habita espacios donde prácticamente no tiene contacto con lo natural, y eso se reduce a mayores niveles de estrés. Hay estudios que demuestran que las sociedades con mayores porcentajes de áreas verdes por habitante son ciudades con menores índices de violencia intrafamiliar y criminalidad”.

La empresa —desarrolladora de acciones certificadas por la Norma estadunidense de vivienda sustentable (LEED, por su sigla en inglés)— imparte
talleres gratuitos como parte de las actividades que complementan la instalación campestre en donde al finalizar el curso los asistentes pueden adoptar una ecomaceta con hortalizas para acomodarla en una azotea o jardín.  

Según Flores, las hortalizas que se producen con mayor facilidad en los hidromaceteros bajo las condiciones climáticas de la CdMx, son hierbas aromáticas, betabel, apio, ajo, cebolla, nopales, chiles, sábila, jitomate cherry y acelgas.

De manera aislada al evento, los dispositivos ecológicos tienen un costo de 200 pesos y pueden adquirirse en el sitio: www.efectoverde.org, en redes sociales y próximamente en tiendas de autoservicio. Para Flores la mayor apuesta actual de Efecto Verde es que con “la ecomaceta, cualquiera puede tener un huerto urbano y con esto olvidarse un momento del estrés teniendo contacto con la naturaleza” mientras “reverdece sobre lo ya construido”.

El verde entre el gris

Este viernes el entorno gris que caracteriza a la plancha del Zócalo cambió, pues una parte se tiñó de verde debido a la instalación de un huerto gigante de 600 metros cuadrados, el cual, visto desde lo alto de los edificios, decía “México”.

En cada ecomacetero hay un tipo de planta para todos los gustos. Además de esto, se instaló también una especie de panal con lechugas que son cultivadas vía hidroponía, el cual es encendido por las noches. Además hay un mural verde que contiene información sobre dicho método de cultivo.

La inauguración corrió a cargo del presidente de Efecto Verde, y del delegado en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, entre otros, quienes invitaron a los asistentes a inscribirse en los talleres que se impartirán durante tres días.