Hoy no todos reconocen el genocidio armenio: Topchjan

Por pruritos políticos y diplomáticos, muchos países no hablan de este episodio de la historia, dice el director de orquesta.
La orquesta tocará obras de Khachaturian, Saint-Saëns y Tchaikovsky.
La orquesta tocará obras de Khachaturian, Saint-Saëns y Tchaikovsky. (Marianne-Uzankichyan)

México

Este año, los conciertos de la Orquesta Filarmónica Nacional de Armenia (ANPO, por sus siglas en inglés) están enfocados a recordar un hecho vergonzoso para la humanidad: el genocidio armenio. Entre 1915 y 1918 el entonces Imperio Otomano fue objeto de masacres, secuestros, torturas, deportaciones y muerte por inanición.

De acuerdo con el Centro de Estudio e Investigaciones Urartu, el genocidio “fue planeado y administrado por el Estado de Turquía contra toda la población armenia del Imperio Otomano. La gran mayoría de la población fue forzosamente removida desde Armenia y Anatolia a Siria, donde una gran parte de la población fue enviada al desierto para morir de hambre y sed. Gran número de armenios fueron masacrados metódicamente a lo ancho y largo del Imperio Otomano. Mujeres y niños fueron raptados y brutalmente violados”.

A cien años de tan vergonzoso hecho de nuestra historia, es preciso recordar lo que ocurrió para que no vuelva a suceder, aseguró en conferencia telefónica el director de la ANPO, Eduard Topchjan. “Este año todos nuestros conciertos y todas nuestras giras están dedicados a recordar el centenario del genocidio armenio. Es, por supuesto un hecho fundamental para todos los armenios, porque fue terrible. Sin embargo, aunque ya pasaron cien años, no todo mundo reconoce el genocidio armenio, es algo que no puedo entender. La gente sabe que pasó algo, pero por cuestiones políticas en muchos países no se habla de ello”.

El director comentó que no ha habido una disculpa pública por lo que ocurrió a principios del siglo XX y, “por problemas políticos y cuestiones de diplomacia, muchos países no pueden decir realmente lo que pasó y cómo fue ese hecho histórico terrible en verdad. Muchos hablan del holocausto judío, igual deberían volver la cara hacia el genocidio armenio. Esperemos que después de esta gira haya un cambio de actitud.”

La APNO ha realizado una gira por Europa, tocando en lugares como Escandinavia, Líbano y San Petersburgo, donde participaron en el famoso Festival de las Noches Blancas. A fin de año estarán en París, Italia, Polonia, Alemania y otros países europeos. Actualmente viajan por Estados Unidos, gira que culminará el jueves 14 de mayo con su presentación en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario a las 20:30 horas.

Topchjan explicó que la orquesta fundada en 1925 “tocará selecciones del famoso ballet Espartaco, del compositor armenio Aram Khachaturian, uno de los autores más importantes del siglo pasado. Con frecuencia, cuando realizamos giras, tocamos algo de Khachaturian y, en este caso serán tres movimientos de Espartaco. Luego interpretaremos el Concierto para chelo de Camille Saint-Saëns, con Alexander Chaushian como solista, y, en la segunda parte, la Sinfonía no. 6 de Tchaikovsky, una obra famosa e increíble.”

Eduard dijo que, aunque no existen muchos lazos entre nuestras naciones, sobre todo por la distancia geográfica que nos separa, “los mexicanos, como los armenios, tienen un temperamento similar”.

La APNO es considerada una de las orquestas principales de la desaparecida Unión Soviética. Creada por Arshak Adamian y Alexander Spendiaryan, es el centro de la vida musical profesional de Armenia. Hace 15 años, Eduard Topchjan fue nombrado director artístico de la agrupación que ha contado con músicos invitados ilustres como David Oistrach, Sviatoslav Richter, Mstislav Rostropovich, Renato Bruson, Isabelle Faust, Julia Fischer, Pinchas Zukerman, Gidon Kremer, Yuri Bashmet y Plácido Domingo.