25.5 mdp para el Hospicio Cabañas

Buena parte del presupuesto estará destinado a la rehabilitación del espacio arquitectónico.
El inmueble fue mandado construir como Casa de Caridad y Misericordia por el obispo Juan Cruz de Cabañas y Crespo.
El inmueble fue mandado construir como Casa de Caridad y Misericordia por el obispo Juan Cruz de Cabañas y Crespo. (Paula Islas)

México

El emblemático Hospicio Cabañas, que alberga parte de la pintura mural de José Clemente Orozco, será restaurado luego de que, desde 1983, el inmueble construido por Manuel Tolsá en el siglo XIX no había sido intervenido de manera integral.

Si bien, el gobierno de Jalisco mantiene en buenas condiciones este monumento —que por su belleza arquitectónica fue declarado por la Unesco en 1997 Patrimonio de la Humanidad—, desde hace tres décadas no se sometía a una rehabilitación total.

Este monumento, que cuenta con una extensión de 23 mil 400 metros cuadrados, ya necesitaba mantenimiento mayor, así que desde la Secretaría de Cultura se realizó un diagnóstico para detallar las necesidades y, en consecuencia, las acciones a seguir.

"Presentamos el proyecto al Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (Paice) Especial y, debido a la trascendencia del Hospicio Cabañas, nos asignaron esos recursos, con los cuales iniciaremos los trabajos de rehabilitación del inmueble. Sin embargo, para darle un mantenimiento a fondo requerimos de más de 50 millones de pesos, ya llegarán después más recursos... Por lo pronto, el gobierno del estado aportará 2.5 millones de pesos para restaurar la pintura mural de Orozco y obra de caballete".

Ricardo Romo Rivas director administrativo del Instituto Cultural Cabañas, señala que con los recursos del Paice se iniciarán las tareas de mantenimiento en las azoteas y la Capilla Mayor.

"De igual forma, el gobierno del estado de Jalisco asignará una partida especial de un millón 299 mil pesos para la recuperación de los murales de Orozco que se ubican en la parte sur de la capilla, además de un millón 250 mil pesos, para la restauración de la obra de caballete que tenemos en el instituto".

Trabajo integral

Julio César Herrera Osuna, director de Patrimonio Artístico e Histórico de Jalisco, dice que el Hospicio Cabañas, construido entre 1805 y 1819, presenta cierto deterioro porque tiene muchos metros de construcción, más de 23 mil.

"Así que recibimos con mucho entusiasmo los 23 millones de pesos del Paice porque los dedicaremos a las acciones de conservación y mantenimiento del Hospicio Cabañas, con lo que, después de muchos años, volveremos a darle una restauración integral. Será un trabajo a nivel macro, que dedicaremos mayormente a la rehabilitación del espacio arquitectónico para enfrentar el deterioro que presenta en algunas partes, como son los techos".

"Empezaremos por restituir 22 mil metros cuadrados de impermeabilización y de mantenimiento de azoteas. Vamos a recuperar las bóvedas y algunos elementos decorativos que se están desplomando. También tendremos limpieza de columnas, restitución de oquedades y cambio de canteras que se están viendo afectadas por los agentes ambientales".

Dato curioso

RIcardo Romo Rivas aclara que este espacio se sigue llamando Hospicio Cabañas, ya que el inmueble fue mandado construir como Casa de Caridad y Misericordia por el obispo Juan Cruz de Cabañas y Crespo, quien llegó a la Nueva Galicia en 1796 con la idea de edificar un albergue para los niños desvalidos y gente desamparada y de escasos recursos.

Algunas personas siguen acudiendo al Instituto Cultural Cabañas porque piensan que realmente es un hospicio, cuando dejó de serlo en la década de los 80 después de que se construyera el Hogar Cabañas y lo menores fueran traslados a ese lugar.

"Aun así muchos llegan buscando niños para adoptar o para conseguirles un hogar. Y aprovechando que ya están aquí los invitamos a que pasen a nuestras galerías y a que conozcan este importante recinto cultural".

Murales que no idealizan el mundo indígena

La deshumanización fue el motivo central de la inspiración de José Clemente Orozco, al intervenir los muros del Hospicio Cabañas, que realizó a partir de 1937 y hasta 1939.

"José Clemente Orozco se distingue de los otros muralistas mexicanos por sus ideales y opiniones ante los hechos... En sus murales es aún más explícita esta diferencia: ni idealiza al mundo indígena ni le parece una abominación de la Conquista", escribió Octavio Paz, en Los privilegios de la vista.

Parte de su obra mural, que consta de 57 frescos, el pintor la realizó en la Capilla Mayor del inmueble histórico, y actualmente es visitada por más de 150 mil personas al año.

Es tal la maestría que alcanzó Orozco en sus frescos, que los críticos califican su pintura plasmada en el Hospicio Cabañas como "la obra maestra del muralista jalisciense".