Hermila Galindo, una mujer en el Constituyente de 1917

Redactó lo que se conoce como doctrina Carranza, la cual contempla los principios de política exterior plasmados en el artículo 89.
Nació en Durango en 1896.
Nació en Durango en 1896. (Especial)

México

Poco o nada se conoce de la participación de la mujer en la elaboración de la Constitución de 1917 que rige a los mexicanos, por lo que, con motivo del Día Internacional de la Mujer, la doctora Patricia Galeana directora del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (Inehrm), habla de la intervención de Hermila Galindo (Durango, 1896-1954), en la redacción de la Carta Magna.

Al frente de la secretaría técnica del Comité de conmemoraciones del Centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, anunciada por el presidente Enrique Peña Nieto, la doctora Galeana destaca el papel que tuvo esta mujer que fue taquimecanógrafa y simpatizó con las causas de la Revolución.

No obstante, que todos los mexicanos deberíamos su importante contribución, en los libros de textos no aparece ninguna referencia, cuestiona la historiadora.

La mayoría solo la ubica por haber sido la primera mujer que se lanzó como diputada, aunque fracasó en su objetivo; por su incesante lucha en la obtención del voto de la mujer en 1953, y porque el premio de la Comisión de Derechos Humano del Distrito Federal, lleva su nombre.

"Hermila Galindo era originaria de Durango, fue maestra de taquimecanografía —uno de los primeros oficios que tuvieron las mujeres a fines y principios de los siglo XIX y XX—, pero también fue una gran oradora, empezó a militar en los clubes antirreleccionistas apoyando a Madero, pero cuando éste es asesinado y viene el movimiento constitucionalista, al entrar el primer jefe Venustiano Carranza a la Ciudad de México, Hermila Galindo es de las oradoras que le da la bienvenida, y él se da cuenta de las grandes dotes por lo que la invita a ser su secretaria particular", explica Galeana.

Debido a su inteligencia, ella redactó lo que se conoce como doctrina Carranza, la cual contempla los principios de política exterior plasmados en el artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos mexicanos.

"Misma que tiene su antecedente en lo declarado por Benito Juárez acerca de la soberanía de todos los países, los cuales tienen derecho a resolverse los conflictos pero no por medio de la fuerza. Todo ello, en alusión a la ocupación de Estados Unidos en el Puerto de Veracruz, así como a la expedición punitiva que mandó la Unión Americana a México para atrapar a Francisco Villa, y que recorrió el país hace justo 100 años".

Su participación histórica

Hermila Galindo también tuvo una intervención relevante en la luchas por los derechos de las mujeres, ella participó en el Congreso Feminista que convocó Salvador Alvarado en Yucatán, en enero de 1916.

"Ahí presentó la demanda para que las mujeres obtuvieran la ciudadanía a nivel municipal, pero lo que causó un gran escándalo en el Teatro Peón Contreras, fue su petición para que tuvieran educación sexual, hace justo 100 años. Tan es así que Salvador Alvarado convocó a otro congreso a fines de 1915, porque decía que las mujeres todavía no tenían suficiente información como para lograr su emancipación".

Después de esto Hermila Galindo presentó la iniciativa con firmas de otras mujeres que pensaban igual que ella, para solicitar al Constituyente otorgara el derecho al voto a la mujer, en diciembre de 1916.

En el debate del Congreso Constituyente sobre los artículos 34 y 35 constitucionales, referentes a las prerrogativas de los ciudadanos mexicanos, la iniciativa de Hermila Galindo fue denegada.

"Resulta que solo dos diputados estuvieron de acuerdo con esa propuesta uno que era el diputado González Torres, y el otro legislador ni siquiera lo anotaron en el diario de debates, pero la mayoría votó en contra".

Esta es la historia escasamente difundida de una mujer en el Congreso Constituyente de 1917.