Herencia de los retablos a la iglesia

El historiador Miguel Vallebueno Garcinava, hizo un recuento sobre los principales objetos que se crearon durante los siglos XVI al XVII de la historia de Durango.
Parte del embellecimiento de las iglesias durante los siglos XVI al XVII se dio por los retablos.
Parte del embellecimiento de las iglesias durante los siglos XVI al XVII se dio por los retablos. (Especial)

Durango

Parte del embellecimiento de las iglesias durante los siglos XVI al XVII, se dio por retablos que en su mayoría eran tallados en madera. El historiador Miguel Vallebueno Garcinava, hizo un recuento sobre los principales objetos que se crearon durante este periodo de la historia de Durango.

Recordó que la retablística novohispana estuvo sujeta en sus primeros años a la precariedad que se tuvo en este lapso de tiempo, no solamente para los habitantes de la Villa de Durango, sino para la misma Iglesia Católica.

Ante esto, se hicieron los esfuerzos necesarios para que la iglesia principal contara con el decoro que una catedral debía tener, por lo que fue el obispo Pedro Barrientos, quien comenzó con la instalación de las primeras sillas del coro y la fundación de la capilla de la música.

Argumentó que para el siglo XVIII, las condiciones económicas de la región mejoraron y con ello la posibilidad de integrar nuevos elementos litúrgicos al mobiliario de la iglesia.

Fue en el tiempo en el que se crearon las mejores obras desde el punto de vista estético y ornamental. Además se instalaron los mejores maestros de los retablos, porque en otras partes de la Nueva España era el estilo en boga y con ello Felipe Ureña y su hijo reforzaron a los grupos locales de constructores de retablos.

Relató que hasta el final de la Época Virreinal, arribaron a Durango imágenes de calidad artística como las pedidas por el obispo Lorenzo de Tristán de Guatemala.

“La misma idea de no quedarse atrás, respecto a los cambios estilísticos e ideológicos, motivó a una temprana destrucción de la obras barrocas de la Catedral, aunque se conservó por mayor tiempo en los lugares más alejados de la capital provincial”, finalizó.