Héctor Mazza interpretará tangos de todas las épocas

El pianista, arreglista y director de orquesta argentino Héctor Mazza se ha dedicado lo mismo a la música folclórica que al jazz.
Formado en Argentina, el músico radica en México desde hace 35 años.
Formado en Argentina, el músico radica en México desde hace 35 años. (Especial)

México

El pianista, arreglista y director de orquesta argentino Héctor Mazza se ha dedicado lo mismo a la música folclórica que al jazz, pero el tango es lo que más lo ha marcado. Es nieto de Pascual Carabillo, director de una de las orquestas típicas  más reconocidas en el sur de Argentina, e hijo de Héctor Ferry, gran cantante del género.

En sus años mozos, después de viajar por varios países de Sudamérica, Europa y África, se fue a Estados Unidos, donde comenzó a dedicarse exclusivamente al tango. A fines de los setenta, invitado para tocar en México, decidió quedarse aquí y convertirse en uno de sus más conocidos exponentes.

En febrero y marzo de este año, Mazza comenzó a preparar Acuarelas en Tango, espectáculo multimedia con el que agradece su estancia en México y presentará hoy a las 20:30 horas en Teatro Wilberto Cantón. En él participa su cuarteto, que incluye piano, bandoneón, violín y contrabajo, más dos cantantes y tres parejas de baile, más una pareja de gauchos que harán las suertes de las boleadoras.

El pianista explica interpretarán un “repertorio de 36 tangos clásicos, que van desde Carlos Gardel hasta lo contemporáneo. Los músicos que me acompañan son orgullosamente mexicanos, pero todos abordan el tango de manera maravillosa, mientras que los bailarines y los gauchos son argentinos”.

Además de las cadencias del tango, los espectadores podrán ver a los bailarines abordar otros géneros de la música tradicional argentina, en estilos como la milonga, que es un poco más movido, explica el músico. “Se bailarán igualmente ritmos folclóricos como la zamba, una música del norte con un ritmo muy lento. Después tendremos la chacarera, que es más movida, con todo un desarrollo coreográfico que termina con un zapateo”.

El tanguero dice entre risas que ya es mayor de edad, en referencia a los años que lleva en México. “Empecé en la música en Argentina, pero en México ya llevo 35 años y siempre manejando el tango. La idea de hacer Acuarela de Tango para México es porque conozco el gusto del mexicano por este género. Luego de la función en el Wilberto Cantón promoveremos presentaciones en todo el país”.