Hay Festival Cartagena, una celebración de la palabra

"Colombia ha cambiado mucho en los nueve años que hemos estado aquí", cuenta Cristina Fuentes La Roche, directora del encuentro cultural.

México

Hasta hace unos años, la imagen de Colombia estaba salpicada de rojo y de violencia: en su transformación, la cultura ha jugado un papel primordial. Dentro de esos esfuerzos, tiene su lugar el Hay Festival Cartagena, que llega a su novena edición consolidado como un encuentro de las ideas y de la palabra.

A partir de hoy y durante cuatro días, alrededor de 150 participantes, entre escritores, realizadores de cine, periodistas, músicos y pensadores se dan cita en la ciudad colombiana para impulsar el concepto de "conversaciones que nos llevan a imaginar el mundo como puede ser".

"Colombia ha cambiado mucho en los nueve años que hemos estado aquí", cuenta Cristina Fuentes La Roche, directora del Hay Festival Américas, quien continúa: "Cuando llegamos, convencer a algunos escritores de ir a Colombia, sobre todo del mundo angloparlante, como que les asustaba, las parecía complicado, pero eso ya no pasa.

"La percepción en general ha mejorado, incluso entre los colombianos, porque el que una organización británica decidiera tener una sede en Colombia era un gran voto de confianza para ellos; incluso, inspiramos a promover y consumir la cultura, sobre todo por el formato de la conversación, que es más distendido."

Ricardo Piglia, Irvine Welsh, John Boyne, Élmer Mendoza, Clara Sánchez, Vicente Molina Foix, Enrique Krauze, Felipe González, el actor Gael García Bernal o la bloguera cubana Yoanni Sánchez son algunos de los personajes que estarán presentes en el Hay Festival Cartagena, el cual comenzó de manera informal desde ayer, con una mesa redonda en Aracataca en homenaje a Gabriel García Márquez.

"El encuentro es una gran celebración de la palabra, un festival de ideas, de intercambio; Cartagena es una ciudad con una riqueza cultural, histórica, patrimonial, humana, donde la parte antigua se convierte en un gran escenario para el festival. No es lo mismo organizar una serie de actividades que puede tener lugar en cualquier lado que un festival, porque al final se trata del contexto, del encuentro en la calle y aquí todas las sedes están equidistantes, se va a pie de una sede a otra. La gente se encuentra y transformamos a la ciudad."

Dentro de las actividades que la organización del Hay Festival ya trabaja en Colombia destaca un trabajo desarrollado con la Fundación Plan a lo largo del año; se comenzó con algunos proyectos para capacitar a algunos profesores en la enseñanza de lectura y escritura; ahora, lo abrieron a todo tipo de lectura, el cual se impulsa en diferentes barrios marginales de Cartagena, con una metodología especial, para luego reunirse en el Festivalito, una de las facetas del programa, en el que se incluye a autores de títulos infantiles y juveniles para conversar con los chicos.

"La literatura crea diálogo, conversación, nos hace ver al mundo desde otra perspectiva. Sentarse a conversar es fundamental, puede cambiar el mundo y puede hacer la hora más placentera del día; siempre digo que no hay mejor espectáculo que una buena conversación, lo que puede ser transformador, porque la palabra compartida lo es todo", a decir de Cristina Fuentes.

La apertura del Hay Festival Cartagena termina con el concierto de la agrupación escocesa Salsa Céltica y los colombianos ChocQuibTown, lo que refleja el interés por ofrecer un verdadero intercambio cultural y artístico, con la apuesta por reflejar la identidad de cada país.

"El Hay Festival tiene un foco diferente según la ciudad y el país. En México, por ejemplo, hablamos de temas muy candentes en el momento, como inmigración o la narcoliteratura... Creo que el festival es diferente de acuerdo a como se consume; aquí se vuelve un festival muy alegre, hedonista, placentero. Yo creo que el festival es la propia sede."