Murakami vuelve a la escena literaria con libro de relatos

El escritor japonés publica en español 'Hombres sin mujeres', una recopilación de historias protagonizadas por hombres que sobreviven a la pérdida de una mujer.
El japonés Haruki Murakami
El japonés Haruki Murakami (Foto tomada del Facebook del escritor)

La desolación, el vacío y la indefensión que se experimenta con la pérdida de la mujer amada son el hilo conductor de Hombres sin mujeres, el nuevo libro en español de Haruki Murakami. El japonés está de vuelta en el terreno de la ficción tras publicar Underground, un libro que dio cuenta de su vena periodística.

Hombres sin mujeres es una recopilación de historias que tienen en común el orden de los protagonistas: todos son hombres que relatan la forma en que sobreviven a la pérdida de una mujer real o idealizada.

El libro apareció en japonés hace cerca de un año con sólo seis relatos y hace unos días hizo su arribo al mercado editorial en español. La edición publicada en la colección Andanzas, de Tusquets, que incluye siete cuentos, se ha colocado rápidamente en los primeros lugares de ventas en las librerías de España.

En México, el libro ha empezado a causar expectativa luego de las buenas ventas que registraron sus anteriores trabajos de ficción: la trilogía de IQ84, Baila, Baila, Baila, y Los años de peregrinación del chico sin color.

Las primeras críticas han favorecido al japonés, de quien se ha dicho que aún tiene mucha ficción con la cual sorprender a sus lectores. Hombres sin mujeres sorprende por su capacidad emotiva, sin perder los rasgos fantásticos que siempre acompañan los relatos del también traductor.

El libro devuelve a la escena literaria al Murakami (1949) melómano, amante lo mismo de la música clásica (Henri Mancini) que del jazz, o de grupos como The Beatles o Black Eyed Peas.

El Murakami de los road movies literarios, donde las historias tienen que ver con la música y los viajes en auto, pero también con las referencias cotidianas y lo que como individuo le atañe o lo constriñe, en este caso el desmoronamiento emocional ante el amor, pero además sus referencias literarias.

El título mismo es un homenaje, involuntario quizá, a Ernest Hemingway y su libro homónimo Hombres sin mujeres, publicado en 1927.

En todos los cuentos, los personajes principales parecen ser masculinos. Sin embargo, solo son los portavoces de las verdaderas protagonistas: mujeres que han dejado huella en sus amantes, una huella que parece hacerse visible sólo tras su muerte.

Marineros que rondan amenazantes a su doncella o amantes simpáticos que salen de copas con los viudos, son parte del sello Murakami en las historias que, esta vez, no incluyen a “hombres carneros”, ni se centran en los treintañeros en búsqueda tardía de sí mismos.

Se trata de personajes con una vida hecha al margen de esas pérdidas que, al descubrirse, los atormentan y los devastan, hasta hacerlos volver atrás y reconstruirse desde las emociones, el recuerdo y la añoranza de lo vivido.