"Hackatón" une a mujeres para crear casas inteligentes

El encuentro #FixIT! 2015, realizado en la Facultad de Ingeniería de la UNAM, reunió a estudiantes de diversas universidades de México y Estados Unidos.
Atenea Martínez, Grecia Karina Chombo y Verónica Villa obtuvieron el primer lugar con una alacena "inteligente" llamada CuCode.
Atenea Martínez, Grecia Karina Chombo y Verónica Villa obtuvieron el primer lugar con una alacena "inteligente" llamada CuCode. (Especial)

México

Una casa inteligente que cuando lleguen sus habitantes tenga lista la temperatura del lugar, música, iluminación y hasta la comida; una máquina guardiana que transmita en tiempo real a un dispositivo móvil cualquier actividad sospechosa o un robot que ayude a personas discapacitadas en las compras del supermercado no es ciencia ficción, sino prototipos presentados en el #FixIT! 2015, el primer hackatón de mujeres.

El evento, realizado en la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM, fue organizado por la egresada Saiph Savage con apoyo de la Beca de Google llamada Anita Borg Memorial.

Talento femenino

Savage, que estudia su doctorado en Ciencias de la Computación en la Universidad de California, dijo que realizar el #FixIT! no fue tan complicado en México. “Traté de hacerlo en Estados Unidos y no había conseguido mucha participación femenina; aquí reuní a más de 300 mujeres”, subrayó.

En otras naciones ellas representan entre 5 y 7 por ciento de la matrícula en carreras dedicadas a la tecnología, por lo que este hackatón sorprendió a ponentes internacionales como Cindy Rubio, de la Universidad de California, o Deana Brown, del Tecnológico de Georgia.

“Para mí lo importante era mostrar al mundo que tenemos mujeres creadoras; hay chicas emprendedoras y todas ellas unen sus diferentes talentos para desarrollar nuevos productos”, comentó Savage.

Las participantes, además de asistir a las conferencias y convivir entre ellas, tuvieron 48 horas para diseñar soluciones tecnológicas como aplicaciones o prototipos de casas inteligentes y robots bajo criterios de innovación, mejor ejecución, presentación y utilidad social. 

En este sentido, Jesús Savage Carmona, profesor de la FI y responsable del Laboratorio de Biorrobótica, informó que la facultad proporcionó, a manera de préstamo, los kits con los que las tecnólogas trabajaron sus desarrollos y prototipos.

También dijo estar sorprendido por el desempeño de las participantes, pues había chicas de preparatoria o de humanidades que nunca habían tenido contacto con la computación o con el hardware.

“Los proyectos que les propusimos son la base de dos cursos que ofrezco: de robots móviles y de casas inteligentes; tomamos las prácticas que hacemos ahí y las modificamos para que las trataran de hacer en dos días. Es más, me burlaba de algunos de mis alumnos y les dije: ellas lograron lo que ustedes no pudieron en un semestre”, comentó el académico.

Tecnología y género

Aunque es común que se piense que las disciplinas enfocadas a la innovación tecnológica son para los varones, en el #FixIT! 2015 quedó de manifiesto que es una presunción equívoca.

El académico opinó que las participantes “tienen capacidades diferentes a las masculinas; ellas se pueden fijar más en detalles debido a la forma de su pensamiento, eso hace que tengan otra visión para resolver las cosas y son tan capaces como los hombres para ello”.

Un ejemplo de ello lo dieron Atenea Martínez, Verónica Villa y Grecia Karina Chombo, de la FI, que ganaron este evento con su proyecto CuCode, una alacena inteligente para el hogar.

Esa aplicación ayuda al ir al supermercado si no se recuerda qué hace falta en casa, o para evitar gastos innecesarios, pues transmite los inventarios al usuario, pero además sabe qué hay disponible y con eso hace sugerencias de platillos, además de la receta para realizarlos, y en esto, su uso no es exclusivo de un género.

Las desarrolladoras resaltaron el talento de las mujeres para innovar en tecnología, como Valeria León, de Ingeniería en Electrónica, quien aseguró que la capacidad femenina en este campo del conocimiento es grande “si se lo propone y trabaja para ello cotidianamente”.

Diana Karen Pérez, de Ciencias de la Computación, señaló: “Somos una minoría quienes decidimos hacer algo así, pero eso viene desde casa; las mujeres deberíamos tener una mente más abierta, más optimista y saber que la tecnología no es exclusiva de un sexo”.

Entre las participantes hubo alumnas de bachillerato y licenciaturas como Mecatrónica, Electrónica, Psicología, Administración Pública y Ciencias de la Comunicación, provenientes de la UNAM, el IPN, el ITAM y el Tec de Monterrey, así como de universidades de Estados Unidos.